Informe de The New York Times: Argentina está entre los países con más casos nuevos de coronavirus

Un exhaustivo relevamiento de The New York Times muestra cómo es la situación del coronavirus en el mundo hoy, comparativamente con los siete días previos. Argentina está en el grupo de países donde los casos son altos y se mantienen altos, con un promedio de de 11.368 casos diarios en la última semana, junto con Reino Unido, Israel, Estados Unidos, Colombia e Italia, entre otros. Este domingo se ubicaba en el puesto 15°.

Todos los otros países mencionados volvieron al lockdown, en distintas medidas. Acá, desde este viernes recayó en los gobernadores la aplicación de las restricciones para la circulación nocturna

El análisis muestra cuáles son los países en los que los casos más se están acelerando en las últimas semanas y el foco de comparación “a corto plazo” es crucial porque la pandemia está mermando en algunos de los países que se vieron muy afectados desde el principio de sus brotes, pero la cantidad de casos nuevos está creciendo más rápido que nunca en todo el mundo, con un promedio de más de 500.000 reportados por día.

Argentina fue ubicado en ese cuadro crítico en cuanto al ascenso de personas infectadas, ya que el diario estadounidense consideró que todo país de más de 5 millones de habitantes que reporte al menos 4 nuevos contagios por día cada 100.000 habitantes en los siete días previos, debería encender sus alarmas.

En los últimos días, Argentina reportó 26 nuevos contagios cada 100 mil habitantes.

Según el parte diario del Ministerio de Salud de la Nación, este jueves se sumaron 13.835 nuevos casos de coronavirus en la Argentina. Esa cifra rompió la marca del día previo, con 13.790 nuevos casos y el mayor número en más de dos meses. Luego se reportaron 13.346 infectados el viernes y 11.057 el sábado.

Este in crescendo de contagios semanales ubica a nuestro país en el misma escala comparativa que el Reino Unido, con la diferencia de que en ese país, según estos datos de NYT, el promedio de nuevos casos cada 100.000 habitantes es de 90. En Israel, 81; Estados Unidos, 77; Colombia, 30 (país que ya restringió la circulación nocturna); e Italia, 28.

o cuadro que Argentina: tienen casos altos y en ascenso sostenidos. Las fronteras siguen cerradas y desde el Ejecutivo planean restringir aún más los vuelos internacionales.

En total Argentina lleva registrados hasta este domingo 1.714.409 contagios y 44.417 muertes por coronavirus. Pero nuestro país no figura en el “cuadro rojo” de los que más personas mueren por el virus cada 14 días.

Si bien nuestra cifra de muertes es alta, la clave son las dos semanas previas que se tomaron como parámetro para el análisis. Como explican, “es típico el retraso entre el momento en que las personas se infectan, el momento en que mueren y el momento en que se informan esas muertes. Algunas muertes notificadas en las últimas dos semanas pueden haber ocurrido mucho antes”. En el caso de Argentina, los retrasos en el registro de muertes ocurrieron más de una vez.

De las cifras que brindan de los partes oficiales de Nación y el Ministerio de Salud de la Ciudad, hoy puede afirmarse que los casos de coronavirus crecen en el AMBA en forma sostenida desde el fin de semana largo del 8 de diciembre. Entonces, la ciudad de Buenos Aires tenía 276 casos por día (promedio de la semana anterior). Ahora, 795, casi una triplicación que supone un tiempo de duplicación de 16 días. Igual que en mayo-junio. En la provincia de Buenos Aires, el 7 de diciembre había 1.248 nuevos casos diarios y al 31 de diciembre eran 2.921, un tiempo de duplicación de 20 días, como ocurrió en junio.

El retroceso en cuanto a la “salida” de la pandemia lo marcan las cifras locales. El in crescendo de contagios lo muestra el mapa internacional, que hoy pone a Argentina como un país que se enfrentó a un brote débil al comienzo, con una cuarentena de 9 meses, y empieza a mostrar ahora cifras que vuelven a alzar la ya casi “olvidada” curva de contagios.

“Lo que se observa en los estudios de laboratorio es que a altas temperaturas, cercanas a 30 grados, el virus pierde viabilidad. Incluso vimos que en Europa disminuyeron los casos en verano. Y nosotros veníamos bien hasta el registro del 7 de diciembre”, explica Eduardo López, infectólogo del Hospital Ricardo Gutiérrez.

Dice que, en adelante, empezó a notarse el impacto de grandes manifestaciones, como las que se realizaron a favor y en contra del aborto, el velorio multitudinario de Diego Armando Maradona, los festejos de algunos clubes de fútbol, las fiestas clandestinas, los encuentros por fin de año y los movimientos a destinos turísticos por las vacaciones también complicaron el panorama.

“Todo eso nos llevó a estar mal de nuevo a pesar del calor. Y no somos los únicos: en el ranking de mayor número de casos diarios también figuran Brasil, Colombia y Sudáfrica, otros sitios con altas temperaturas”, señala López y suma, entre los descuidos, que la gente comenzó a salir sin barbijo o a usar el transporte público sin contar con el permiso de trabajador esencial. “En estos casos, también faltó control”, agrega.

Frente a esta situación, asegura que la OMS considera que los toques de queda sanitarios son útiles. “Las medidas que impliquen confinamiento pueden ayudar a frenar el aumento de casos, pero la gente tiene que acompañar y los gobiernos locales deben monitorear el cumplimiento”, aporta el infectólogo.

DD