INCENDIOS FORESTALES. Desde la rural consideran que el proyecto culpa a los productores de las quemas

    El presidente de la Sociedad Rural de la provincia de Formosa, Oscar Jure en contacto con la AM990 habló acerca del proyecto que intenta frenar la quema de pastizales y los incendios forestales.

    Juré “hay una ley de fuego, de cualquier manera si hay quemazones no es una especulación inmobiliaria eso no tiene nada que ver porque si uno va a hacer un emprendimiento inmobiliario no va a quemar un monte ya que esto se hace alrededor de la ciudad o en un ambiente diferente, es decir que eso no tiene nada que ver”.
    Y añadió “este año y el pasado tuvimos incendios en casi toda la provincia y son incendios provocados por un sequía tremenda y si alguno tira una botella o un fosforo en algún lugar se quema todo. El productor no es el que quema los campos”.
    “Lo malo de esta ley, sea quien sea el que provocó la quemazón lo hacen responsable al productor, por lo que me parece que está hecho por personas que no tienen ni idea de lo que es el tema del fuego y hay una ley para eso y sacando algunas reglamentaciones que me parece que son de imposible aplicación”, agregó.
    “Me llama la atención de que nuestros legisladores conociendo la realidad de estas provincias voten una ley como esta ya que ellos saben cómo es el tema del fuego en nuestra provincia”, manifestó Juré.
    “En los meses de marzo y julio la ciudad estaba llena de humo por las quemas que se hacían a los alrededor que nada tenían que ver con los productores y la quema que hubo en otros lugares tuvo que ver con eso. Ni siquiera lo que sucedió en el Parque Nacional Pilcomayo que tienen un equipo capacitado para este tipo de cuestiones pudo impedir el Parque se queme en un 80 por ciento, entonces me parece que la ley que ya está tiene cuestiones que hay que mejorar ya que se puede trabajar mucho en capacitación a productores, zonas urbanas y a los que manejan estas cosas, pero me parece que esto es algo que no tiene sentido”, cerró.

    Proyecto

    El proyecto modifica el artículo 22 bis de la Ley N° 26.815 de Manejo del Fuego, por la que se prohíbe realizar modificaciones en el uso de las superficies afectadas por incendios en “bosques nativos, áreas naturales protegidas y humedales” y “garantizar su restauración”. Es estos casos las prohibición por 60 años incluye “realizar modificaciones en el uso y destino que dichas superficies poseían con anterioridad al incendio; la división, subdivisión, loteo, fraccionamiento o parcelamiento, total o parcial, o cualquier otro emprendimiento inmobiliario, distinto al arrendamiento y venta, de tierras particulares y fiscales; y cualquier actividad agrícola que sea distinta al uso y destino que la superficie tuviera al momento del incendio”.

    Las mismas prohibiciones también se extenderán por 30 años “en zonas agrícolas, praderas, pastizales, matorrales y en áreas donde las estructuras edilicias se entremezclan con la vegetación fuera del ambiente estrictamente urbano o estructural”.

    El proyecto toma impulso en medio de cifras alarmantes por los incendios en lo que va de este año: las quemas intencionales en el Delta del Paraná arrasaron con 90 mil hectáreas de humedales, que si se incluye los incendios en Corrientes, Chaco y Formosa extienden hasta 200 mil hectáreas los humedales afectados. Los incendios en Córdoba –donde se estima que el 95 por ciento de los focos fueron intencionales–, amenazan con extinguir el escaso tres por ciento de bosques nativos que conserva la provincia.