Hoy se celebra el “Día del vino”

El vino argentino lo hizo de nuevo, unió dos universos: el actor, músico y humorista Agustín “Soy Rada” Aristarán, y la banda mendocina Gauchito Club.

La música y el vino, está probado, forman una pareja perfecta a la hora de festejar. Esta vez, el motivo es celebrar este 24 de noviembre el día de la Bebida Nacional y para ello, el Fondo Vitivinícola convocó a la banda mendocina Gauchito Club para que junto a Agustín “Soy Rada” Aristarán reversionaran un clásico del rock nacional: Uva Uva.

El clip fue rodado en Mendoza con dirección de Alejandro Biondo y realización de Buda Casa Productora y contó, además, con dos participaciones especiales, los winemakers Karim Mussi –autor de los vinos Altocedro, Abras y Alandes, entre otros- y Andrés “Mono” Vignoni, enólogo de Viña Cobos.

El enólogo, además de haber sido reconocido como el Mejor Enólogo Joven en 2020, es el autor del vino Tan Solo, de Andrés Ciro Martínez. Ambos se sumaron al videoclip, convencidos de que el vino tiene que acercarse al mundo joven sin prejuicios. La familia de Ángel Mendoza también aportó lo suyo ya que su finca de Lunlunta fue una de las locaciones del clip.

El 24 de noviembre de 2010 Argentina se convirtió en el primer país vitivinícola del mundo en declarar al vino como su Bebida Nacional.

Luego de un proceso de diálogo y articulación entre el sector vitivinícola y el Ministerio de Agricultura de la Nación, el 24 de noviembre de 2010 la entonces presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner firmó el Decreto 1800/2010 que declaró al vino como la Bebida Nacional.

Más tarde, en 2013, el decreto se reafirmó en la Ley 26870 aprobada por unanimidad en ambas cámaras del Congreso.

Esta declaración reconoce el arraigo histórico de la vitivinicultura en nuestro país y su rol en la integración de saberes de inmigrantes y nativos para dar origen a la vitivinicultura más importante del Cono Sur; además, resalta el sostenido desarrollo cuali y cuantitativo de la cadena que consolida un crecimiento sustentable con capacidad innovadora.

Esta actividad, respetuoso del ambiente y de gran importancia social y económica para todas las provincias productoras, desde Jujuy a la Patagonia. Junto a esto, pone en valor los hábitos sociales propios de la cultura y la identidad argentinas donde el consumo –placentero, moderado y responsable- se da en el ámbito familiar y de la amistad.

Así Argentina se afianza como productor, consumidor y exportador de vinos reconocidos globalmente por su calidad y diversidad.

Es importante señalar que la declaración como Bebida Nacional puso al vino en un estatuto diferenciado al reconocerlo como alimento de consumo masivo, con cualidades nutricionales comprobadas y aportes evidenciados en la mejora de la calidad de vida.

“Conseguir la declaración del vino como Bebida Nacional fue una importante muestra de la capacidad de gestión del sector para articular y lograr resultados en el encuentro entre lo público y lo privado”, resalta Bernardo Lanzilotta, presidente del Fondo Vitivinícola. La ley 26870 también permitió diferenciar al vino de otras bebidas alcohólicas ante proyectos legislativos restrictivos e intentos de impuestos internos.

La declaración del vino como Bebida Nacional fortaleció la articulación público-privada a partir de una agenda abierta de trabajo en la que se incluye el Plan Nacional para llegar a los U$S1.000 millones de exportaciones de vinos fraccionados y en la suba de reintegros a las exportaciones en más del 100% para el vino fraccionado y granel, jugo de uva concentrado o mosto y espumantes (Noticias AgroPecuarias).