Hernández habló del futuro de Scola: “Lo voy a obligar a que esté en los Juegos Olímpicos”

Parte del plantel del seleccionado argentino de básquet llegó al país luego de alcanzar el subcampeonato en el Mundial de China. El pasado domingo, el equipo que dirige Sergio Hernández perdió la final de la Copa del Mundo ante España, que dominó el juego y se quedó con el segundo título de su historia.

El arribo del equipo al Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, en Ezeiza, fue minutos antes de las seis de la mañana. A través de la cuenta oficial de la CABB en Twitter, Confederación Argentina de Basketball invitó a los fanáticos del básquet y del deporte a recibir al equipo que terminó con un récord de siete triunfos y sólo una derrota en la Copa del Mundo.

Este lunes, varios integrantes de la delegación argentina partieron desde China rumbo a la Argentina. Sin el capitán Luis Scola, que se quedó uno días en territorio asiático a la espera de definir su futuro ligado al deporte, y otros jugadores como Nicolás Laprovittola, Facundo Campazzo, Nicolás Brussino, Patricio Garino, Gabriel Deck y Luca Vildoza, hicieron escala en Ámsterdam, la capital de Holanda, para viajar con destino a España, su lugar de residencia, ya que todos juegan en equipos de la Liga ACB.

Junto a Oveja Hernández, el resto del cuerpo técnico y el presidente de la CABB, Federico Susbielles, los subcampeones del mundo que volvieron al país fueron Marcos Delía, Agustín Cáffaro, Tayavek Gallizzi, Máximo Fjellerup y Lucio Redivo.

En una de las salas de conferencia del aeropuerto, el entrenado que guió al seleccionado al segundo puesto en la Copa del Mundo se refirió a lo cansador que fue la disputa del torneo, que también entregó dos plazas rumbo a Tokio 2020 para el continente americano.

“Fue un torneo muy estresante. El hecho de estar paralelamente intentado ganar nuestros partidos y otros resultados se dieran para clasificar a los Juegos Olímpicos fue como jugar dos partidos por día. Cuando se dio la clasificación nos relajamos un poco y lo festejamos igual que llegar a la final”, analizó Sergio Hernández.

“Nunca imagino mucho. No vivo de expectativas o de sueños. Pero si veía que el equipo tenía química y potencial. Desde Toronto 2015 que lo palpo. Algo había ahí. De todos modos llegar a la final fue una locura. Es maravilloso lo que logramos”, agregó Oveja en diálogo con los medios en Ezeiza.

Después de la gran actuación de Luis Scola en el Mundial, que le permitió ser elegido en el quinteto ideal del certamen, el futuro del campeón olímpico en Atenas 2004 es una incógnita. Sin club, ya que terminó su participación en los Shanghai Sharks de la liga china, Oveja espera contar con él en los próximos Juegos Olímpicos.

“Si soy el entrenador en los Juegos Olímpicos lo vio a obligar a estar a Scola. El fue el primero que vio lo que podía hacer este equipo y nos hizo jugar con una ilusión mucho mayor”, comentó el DT de la Selección. “Luis es uno de los más grandes líderes que tiene la historia del deporte argentino”, agregó Hernández.

Otro de los puntos que resaltó Oveja fue la importancia de la presencia de Ginóbili en la instancia final del Mundial. “La aparición de Manu fue espectacular. Estuvo muy cerca del equipo todo el tiempo. Festejó como un hincha más. También estuvo cerca nuestro Pepe Sánchez por su rol de comentarista. Y Oberto, al igual que Nocioni nos mandaron mensajes todo el tiempo. Ellos aportan desde afuera”, comentó el entrenador sobre el apoyo que contó el plantel de los jugadores de la Generación Dorada.