Hasta el 30 de septiembre suspenden los desalojos de inquilinos y se congelan las cuotas de los créditos hipotecarios

El Gobierno publicó este domingo dos decretos de necesidad y urgencia respecto a los alquileres y los créditos hipotecarios, en medio de la crisis sanitaria por el coronavirus en Argentina.

La decisión fue comunicada a través de los decretos 319/2020 y 320/2020, publicados en el Boletín Oficial, los cuales establecen que hasta el 30 de septiembre de este año se suspenden los desalojos por falta de pago y se prorrogarán la vigencia de los contratos y se congelan las cuotas de los créditos hipotecarias.

El decreto establece la suspensión de “los desalojos por falta de pago”, como así también el congelamiento de “congelan los precios de los alquileres al valor de marzo”. Además, “la deuda por diferencia de precio entre lo que se debía pagar y lo que efectivamente se pague por el congelamiento, se abonará en 3 cuotas mensuales sin intereses, a pagar desde octubre

Mientras que “las deudas que se produzcan por falta de pago, se pagarán a partir de octubre en 3 cuotas, con intereses compensatorios, pero sin penalidad”. Finalmente, “se exceptuará a aquel locador que acredite que depende del alquiler para cubrir sus necesidades básicas o las de su familia primaria conviviente”.

En tanto, también hasta la misma fecha se congelarán “los valores de las cuotas de los créditos hipotecarios sobre inmuebles destinados a vivienda única, a valor del mes de marzo, se congela el valor de las cuotas de los créditos prendarios UVA. La norma dispondrá  también establecerá los plazos de las deudas, debido a la diferencia que produzca el congelamiento.

Además, “las deudas que se produzcan por falta de pago, se abonarán, a partir de octubre, en 3 cuotas, solo con intereses compensatorios, sin penalidades”. Tanto para alquileres como para créditos, se establecerá una “mediación obligatoria, previo a acudir a la justicia, por controversias entre las partes”.

Las normativas fueron dispuestas en “el marco de la emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social” debido al combate contra el Covid-19.

Ambos decretos prevén la “mediación obligatoria, previo a acudir a la justicia, por controversias entre las partes”.

De esta manera, el presidente Alberto Fernández decidió congelar por 180 días el precio de alquileres, de las cuotas de los créditos hipotecarios y de los prendarios de automóviles, así como también suspender las ejecuciones por falta de pago y los ajustes previstos en los contratos que se podrían “prorratear”.

El jefe de Estado había anunciado la intención de que el Congreso volviera a sesionar para sancionar la normativa, pero finalmente descartó la vía parlamentaria por la numerosa cantidad de diputados y senadores, que son población de riesgo y ante las dificultades logísticas de su desplazamiento.