GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA. Evento que a煤n da que hablar en la regi贸n

    El gobernador Gildo Insfr谩n presidi贸 este jueves el descubrimiento de un busto en honor del mariscal Francisco Solano L贸pez Carrillo, emplazado en la intersecci贸n de la avenida 9 de Julio y Paraguay, de la ciudad de Formosa, es por ello que la AM990 dialog贸 con Nahuel Rossi quien habl贸 acerca de lo que signific贸 la Guerra de la Triple Alianza.

    Rossi dijo 鈥渆l mariscal Francisco Solano L贸pez fue presidente y luego en el estallido de la guerra el Congreso le design贸 el cargo de Mariscal. Solano L贸pez naci贸 el 24 de julio de 1827 en Asunci贸n, fue el segundo presidente constitucional de la Rep煤blica del Paraguay entre 1862 y 1870. Se desempe帽贸 como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, presidente y jefe supremo de la naci贸n paraguaya durante la Guerra de la Triple Alianza. Sus restos descansan en el Pante贸n de los H茅roes en Asunci贸n del Paraguay鈥.
    En relaci贸n a que signific贸 la guerra explic贸 鈥渉ubo una dualidad entre la civilizaci贸n y la barbarie y dec铆an que todos los pises que ten铆an relaci贸n con Europa estaban civilizados y todos aquellos que se alejaban desea doctrina eran barb谩ricos. Paraguay representaba una oveja negra en este panorama porque no se asociaban a las ideas econ贸micas que se daban a mediados del Siglo 19 influenciados por Europa. Paraguay era un mal ejemplo鈥.

    M谩s informaci贸n

    La Guerra de la Triple Alianza (1864-1870) fue la contienda m谩s sangrienta de Am茅rica del Sur. Comenz贸 en diciembre de 1864, como una lucha armada entre el Paraguay y el Brasil. Pero en mayo de 1865, se aliaron al Brasil el Uruguay y la Argentina, y as铆 qued贸 formada la Triple Alianza.

    La guerra comenz贸 a causa de una intervenci贸n militar del Brasil, que invadi贸 el Uruguay con su ej茅rcito. El Gobierno uruguayo pidi贸 ayuda al Paraguay, cuyo presidente era el entonces general Francisco Solano L贸pez (1826-1870). L贸pez temi贸 que la intervenci贸n militar brasilera fuese el primer paso para una ocupaci贸n definitiva del Uruguay, lo cual romper铆a el equilibrio del R铆o de la Plata y pondr铆a en peligro la independencia del Paraguay. Por eso rechaz贸 en茅rgicamente la intervenci贸n brasilera en el Uruguay; como su parecer no se tuvo en cuenta, L贸pez decidi贸 atacar al Brasil. En aquel momento, el Gobierno del Paraguay y el del Uruguay eran aliados en contra el enemigo com煤n, el imperio del Brasil, gobernado por el emperador Pedro II.

    En diciembre de 1864, las tropas paraguayas invadieron Mato Grosso y en unos meses vencieron toda resistencia, ocuparon las principales ciudades del lugar y se apoderaron de una considerable cantidad de armas. Esta etapa del conflicto, llamada Campa帽a de Mato Grosso, termin贸 con una victoria paraguaya. El ataque a Mato Grosso ten铆a como objetivo proteger la retaguardia del Paraguay, que pensaba enviar tropas al Uruguay, para expulsar a los invasores brasileros. Sin embargo, para febrero de 1865, los brasileros comenzaron el sitio de Montevideo y controlaban los puntos estrat茅gicos del Uruguay. El presidente uruguayo Atanasio Aguirre, amigo del Paraguay, fue reemplazado por Venancio Flores, amigo del Brasil. Aquello modificaba por completo el anterior entendimiento paraguayo-uruguayo.

    Solano L贸pez decidi贸 atacar R铆o Grande del Sur (Brasil) y pidi贸 permiso para hacer pasar sus tropas por el territorio de Misiones al presidente argentino, Bartolom茅 Mitre. L贸pez consideraba que, si Mitre permit铆a el paso de la flota de guerra brasilera por el r铆o Paran谩, tambi茅n deb铆a permitir el paso del ej茅rcito paraguayo por Misiones; sin embargo, Mitre neg贸 el permiso. L贸pez sospech贸 la existencia de un acuerdo entre el presidente argentino y el emperador brasilero, y decidi贸 tomar la iniciativa. En marzo de 1865, el Congreso paraguayo declar贸 la guerra a la Argentina y concedi贸 el grado de mariscal al general Francisco Solano L贸pez. El 13 de abril de 1865, la marina paraguaya se apoder贸 de embarcaciones de guerra argentinas ancladas en el puerto de Corrientes y ocup贸 Corrientes. El 1 de mayo del mismo a帽o, los representantes del Brasil, la Argentina y el Uruguay firmaron el tratado de la Triple Alianza en Buenos Aires.

    Con el ataque a Corrientes comenz贸 una segunda fase de la guerra, la campa帽a de Uruguayana, caracterizada por la ofensiva paraguaya en territorio argentino y brasilero. En mayo de 1865, el ej茅rcito paraguayo entr贸 en la Argentina dividido en dos columnas: una de 12.500 hombres al mando del teniente coronel Antonio de la Cruz Estigarribia y otra de 25.000 hombres al mando del general Wenceslao Robles. La columna de Estigarribia lleg贸 hasta el r铆o Uruguay, y lo cruz贸 para internarse en el territorio de R铆o Grande del Sur (Brasil), donde march贸 hacia el sur, bordeando el r铆o Uruguay.

    Estigarribia se apoder贸 de San Borja y otras ciudades brasileras, pero termin贸 su avance en la ciudad de Uruguayana, donde se rindi贸 al ej茅rcito aliado en septiembre de 1865. La columna del general Robles march贸 por la provincia de Corrientes con direcci贸n al sur, bordeando el r铆o Paran谩, y lleg贸 hasta la ciudad argentina de Goya en junio, mes en que tuvo lugar la batalla naval de Riachuelo, en que la flota paraguaya fue destruida por la brasilera. Robles sufri贸 contratiempos y no pudo continuar su avance m谩s all谩 de Goya; en octubre retrocedi贸 hasta llegar a las cercan铆as de Paso de Patria, donde cruz贸 el Paran谩 para regresar al Paraguay. Para finales de 1865, los soldados de Robles terminaron de cruzar el Paran谩. A partir de entonces, Solano L贸pez adoptar铆a una estrategia defensiva, despu茅s de haber tomado la ofensiva en las campa帽as de Mato Grosso y Uruguayana.

    En la siguiente fase de la guerra, la Campa帽a de Humait谩, las operaciones se desarrollaron mayormente en territorio paraguayo, en el actual departamento de 脩eembuc煤. Aquella fue la campa帽a m谩s larga porque dur贸 desde enero de 1866 hasta la ca铆da de la fortaleza de Humait谩 en poder de los aliados en agosto de 1868. Los aliados desembarcaron en territorio paraguayo s贸lo en abril de 1866, en un punto situado sobre el r铆o Paraguay (al norte y a corta distancia de Paso de Patria) y avanzaron hacia el este, bordeando el Paran谩 bajo la protecci贸n de la flota de guerra brasilera, que dominaba los r铆os.

    A principios de mayo, los aliados fueron sorprendidos con un ataque paraguayo a su campamento de Estero Bellaco, que rechazaron sufriendo bajas considerables. El 24 de mayo se dio una gran batalla, la de Tuyut铆, en que los paraguayos sufrieron grandes bajas al atacar las posiciones aliadas. En los meses siguientes se dieron las batallas de Yatayty Cor谩, Boquer贸n y Sauce, que no tuvieron consecuencias decisivas desde el punto de vista militar. Renunciando a la ofensiva, el ej茅rcito paraguayo construy贸 un sistema defensivo llamado Cuadril谩tero, que constaba de trincheras, fosos, fortines y obst谩culos, hasta hoy visibles en parte. El Cuadril谩tero comprend铆a la fortaleza de Humait谩 y las trincheras de Curupayty.

    En septiembre de 1866 tuvo lugar la entrevista de Yatayty Cor谩, en que discutieron la posibilidad de la paz, pero sin llegar a un acuerdo, el mariscal L贸pez y el general Mitre, comandante de todas las fuerzas aliadas. El 22 de aquel mes, los paraguayos dirigidos por el coronel Jos茅 Eduvigis D铆az obtuvieron una gran victoria en Curupayty, donde rechazaron un fuerte ataque aliados causando enormes p茅rdidas al atacante. Despu茅s de su derrota en Curupayty, los aliados permanecieron inactivos por el resto del a帽o 1866. En febrero de 1867, Mitre cedi贸 el mando superior de las fuerzas aliadas al marqu茅s de Caxias, jefe brasilero. Mitre regres贸 a su pa铆s para enfrentar una insurrecci贸n de las provincias argentinas. Caxias comprendi贸 que no pod铆a romper las l铆neas defensivas paraguayas y por eso decidi贸 cercarlas; su objetivo era aislar en el Cuadril谩tero a L贸pez, con el grueso del ej茅rcito paraguayo, y as铆 emprendi贸 una serie de maniobras envolventes. En 1867 no hubo grandes batallas (como en 1866), aunque s铆 numerosos enfrentamientos. L贸pez manten铆a su posici贸n en el Cuadril谩tero; los aliados trataban de aislarlo del resto del pa铆s. El 15 de agosto de 1867, los acorazados brasileros pasaron frente a Humait谩 y comprobaron que los ca帽ones de Humait谩 no pod铆an perforar sus corazas. En febrero de 1868, los acorazados brasileros pasaron de nuevo frente a Humait谩; dos acorazados llegaron hasta Asunci贸n, efectuaron unos disparos y bajaron el r铆o de nuevo. En marzo de 1868, estaba a punto de completarse el cerco del Cuadril谩tero. Para no quedar cercado, L贸pez abandon贸 el Cuadril谩tero sin que el enemigo lo advirtiera. En una h谩bil maniobra, cruz贸 el r铆o Paraguay con el grueso del ej茅rcito por la noche; march贸 por el Chaco (hoy argentino) hacia el norte y volvi贸 a cruzar el r铆o Paraguay para acampar en San Fernando (cerca de la confluencia del r铆o Tebicuary con el r铆o Paraguay). En Humait谩, para demorar el avance del enemigo, L贸pez dej贸 una guarnici贸n de 3.000 hombres, que resisti贸 con valor hasta el 5 de agosto de 1868. Con la ca铆da de Humait谩 y la captura de sus defensores, los aliados pod铆an seguir su avance hasta Asunci贸n. En aquel tiempo, para llegar a Asunci贸n desde el sur de la Regi贸n Oriental, hab铆a dos caminos: el que bordeaba el r铆o Paraguay y el antiguo camino jesu铆tico de las Misiones.

    Hasta agosto de 1868, el teatro de las operaciones hab铆a sido 脩eembuc煤. En el resto del pa铆s no se hab铆an visto acciones militares de importancia. Sin embargo, en todo el Paraguay se sent铆an los efectos de la guerra. Para 1867, los cultivos eran solamente el 30% de lo que hab铆an sido al comenzar las hostilidades. Sumadas al hambre y las penurias, varias enfermedades graves (como el c贸lera) hab铆an diezmado a la poblaci贸n civil. Para colmo, se denunci贸 una conspiraci贸n en el nuevo campamento de L贸pez, el de San Fernando. Esa conspiraci贸n, llamada conspiraci贸n de San Fernando, llevar铆a a la ejecuci贸n de numerosas personas, incluyendo Benigno L贸pez y Juliana Insfr谩n (hermano y prima de Francisco Solano L贸pez).

    La Campa帽a de Pykysyry fue breve: dur贸 desde comienzos de agosto de 1868 hasta fines de diciembre de 1868 y termin贸 con la destrucci贸n del ej茅rcito paraguayo en la batalla de Lomas Valentinas. En agosto, L贸pez levant贸 su campamento de San Fernando para marchar al norte, y acampar de nuevo al norte del arroyo Pykysyry. Caxias comprendi贸 que el Pykysyry y las trincheras paraguayas no pod铆an atacarse de frente, y por eso decidi贸 un ataque por la retaguardia: cruz贸 el r铆o Paraguay y march贸 por el Chaco, para desembarcar en San Antonio el 3 de diciembre de 1868. Desde San Antonio, Caxias pretend铆a atacar al ej茅rcito paraguayo en un punto que no estaba fortificado. Entonces Solano L贸pez envi贸 al general Bernardino Caballero para detener a Caxias. Caballero lo enfrent贸 en las batallas de Ytoror贸 y Abay, donde los paraguayos fueron derrotados, pero se cumpli贸 el objetivo de detener el avance del enemigo. Despu茅s de reorganizar sus fuerzas, Caxias atac贸 el campamento paraguayo de Lomas Valentinas el 21 de diciembre; la batalla dur贸 siete d铆as y termin贸 con la destrucci贸n del ej茅rcito paraguayo. Sin embargo, Solano L贸pez pudo escapar con algunas docenas de soldados y lleg贸 a Cerro Le贸n. En los primeros d铆as de enero de 1869, los aliados entraron en Asunci贸n y la saquearon. Caxias, disgustado por la mala conducta de sus tropas, a las que no pod铆a controlar, dio por terminada la guerra y viaj贸 a R铆o de Janeiro. Le sucedi贸 como comandante el conde D鈥橢u, yerno del emperador Pedro II.

    La Campa帽a de las Cordilleras dur贸 desde enero de 1869 hasta marzo de 1870. M谩s que una campa帽a militar en sentido estricto, fue un enfrentamiento entre un ej茅rcito bien armado (el aliado) y las fuerzas irregulares de la resistencia paraguaya. En las Cordilleras, L贸pez consigui贸 formar un nuevo ej茅rcito de unos 12.000 efectivos, en su mayor铆a ancianos y menores de edad. Aunque mal armados y mal alimentados, los combatientes paraguayos contaban con la ventaja del terreno. En Azcurra (cerca de Caacup茅), L贸pez traz贸 una l铆nea de trincheras capaz de resistir un ataque frontal. El nuevo jefe aliado, el conde D鈥橢u, no la atac贸, sino que march贸 hacia el sur y el este, y luego gir贸 para atacar Piribebuy, que tom贸 en agosto de 1869; si hubiera continuado el ataque, D鈥橢u hubiera podido caer sobre Caacup茅, donde se encontraba L贸pez con su reducido ej茅rcito. Pero el jefe brasilero no se caracterizaba por la pericia militar ni el respeto a las leyes de la guerra: cometi贸 crueldades contra los prisioneros y la poblaci贸n civil, pero dej贸 que L贸pez escapara hacia Curuguatay. Cuando reiniciaron las operaciones, los aliados enfrentaron un ej茅rcito de ni帽os dirigido por el general Caballero en Acosta 脩u; la matanza y la conscripci贸n de menores no honran a los combatientes. Prosiguiendo la retirada, L贸pez lleg贸 hasta Cerro Cor谩 con algunos centenares de combatientes; all铆 fue atacado y muerto el 1 de marzo de 1870.

    Posiblemente, la Guerra de la Triple Alianza fue la primera guerra total de la historia contempor谩nea. En 1870, el Paraguay estaba arrasado. Su poblaci贸n, estimada en 500.000 habitantes al comenzar el conflicto, hab铆a quedado reducida a la mitad. La agricultura y la ganader铆a hab铆an desaparecido. El ganado vacuno, estimado en m谩s de dos millones de cabezas, no llegaba a 15.000 en 1870 (en su mayor铆a, animales baguales). El pa铆s deb铆a importar art铆culos b谩sicos (p. e., porotos, papas) porque no produc铆a nada; por otra parte, tampoco con qu茅 pagar las importaciones; a falta de moneda nacional, circulaban las extranjeras. Se destruyeron las obras de infraestructuras y sistemas de comunicaci贸n, como la fundici贸n de hierro de Ybycui, el arsenal, el astillero, el ferrocarril. Las tropas brasileras ocuparon el pa铆s hasta 1876; las argentinas, hasta 1879. Para entonces, el Paraguay hab铆a cedido a la Argentina el territorio chaque帽o comprendido entre los r铆os Pilcomayo y Bermejo y el territorio misionero situado al sur del r铆o Paran谩. Al Brasil hab铆a cedido el territorio comprendido entre el r铆o Blanco y el r铆o Apa.