Google construirá un cable submarino propio entre Los Angeles y Chile

Google anunció hoy que como parte de la expansión de su infraestructura tendrá listo para fines de 2019 un cable submarino llamado Curie que unirá Los Angeles con Chile. La compañía no especificó la ciudad de amarre, aunque el fin último es llegar a los datacenter que tiene en Santiago de Chile. Ya tiene otro cable que une Estados Unidos con Brasil.

El cable es similar a los que llegan a Las Toninas en la Argentina (fibra óptica que va por el lecho marino), pero con algunas particularidades, según le explicó Cristian Ramos, gerente de sociedades de desarrollo de infraestructuras de Internet de Google para América latina.

El cable que usará Google (que comenzó a implementar infraestructura propia en 2008) es de diseño propio y lo construirá Tyco. Y no es compartido: todo el tráfico de datos es de uso interno, lo que le permite una mayor celeridad en la construcción. “10 mil kilómetros de longitud para la segunda mitad de 2019 es un plazo bastante agresivo”, explica.

Es, además, una forma de dejar de depender de los cables del Pacífico que están llegando al final de su vida útil. “Un cable tiene más o menos una vida útil de 25 años, aunque puede durar un poco más; pero los cables que están en uso hoy son de 2000, o 1999, la tecnología que tienen dentro ya está llegando a su límite”.

¿En qué beneficiará al usuario común que Google tenga una conexión directa entre sus servidores de Los Angeles y Santiago de Chile? “Nos habilita a mejorar los servicios que tenemos en la región, a ofrecer más cosas -aclara Ramos, sin especificar de cuáles servicios se trata-. Más contenido de Google en la región. Y tener menos latencia, un tráfico más optimizado para los usuarios”.

Para Google, además, es una forma de optimizar su negocio, algo en lo que también han incurrido Facebook y Microsoft (con un cable compartido) o Amazon, entre otras compañías de servicios digitales que invierten en cables propios: por el volumen enorme de datos que necesitan transmitir, en el largo plazo les conviene tener un cable propio que alquilarlo a alguna de las grandes compañías dedicadas a cruzar los mares con sus cables submarinos para llevar los servicios digitales a todo el planeta.