Golpe de estado, llaman a la resistencia civil

Fuerzas militares de Sudán arrestaron al amanecer de este lunes a varios altos funcionarios civiles del Ejecutivo del país, incluido el primer ministro, Abdallah Hamdok, en un golpe de Estado que el gobierno de transición y los principales grupos revolucionarios respondieron con llamadas de salir a la calle a resistir.

Los soldados leales al general Abdelfatah al Burhan han tomado el control, en un momento muy delicado de la transición del país dividido en dos facciones desde la destitución del expresidente Omar al-Bashir.

Burhan, hombre fuerte del Ejército, ha disuelto el Consejo Soberano de Sudán, gobierno de transición formado por militares y civiles, y ha decretado el estado de emergencia.

El domingo los grupos pro democráticos habían advertido de un posible golpe, cuando las fuerzas de seguridad dispersaron con gases lacrimógenos una manifestación de pro-militares que pedían la disolución del gobierno de transición.

Los manifestantes bloquearon brevemente las principales carreteras y puentes de la capital Jartum, aislando la zona central de los barrios.

El ministerio de Información de Sudán confirmó hace minutos que las fuerzas armadas dispararon contra los manifestantes “que rechazaron el golpe militar” en la capital.

El ejército utilizó “munición real” contra los manifestantes frente al cuartel general del ejército en el centro de Jartum, que tiene el acceso vallado con bloques de hormigón.

“El comité médico sudanés detectó al menos 12 heridos en los enfrentamientos en Jartum”, escribió en un twitter Sky News Arabiya.

“Los sudaneses que rechazan el golpe se han reunido, desafían las balas y llegan a la sede del Comando General del Ejército”, informó el ministerio de Comunicación en Facebook.

La oficina del primer ministro sudanés, Abdalla Hamdok, ha pedido que la gente salga a las calles tras el intento de golpe y el arresto de importantes líderes civiles del gobierno de transición.

“Pedimos al pueblo sudanés que proteste utilizando todos los medios pacíficos posibles … para recuperar la revolución de los ladrones”, escribió la oficina de Hamdok en un comunicado.

Soldados no identificados sitiaron la casa del Primer Ministro de Sudán y lo declararon bajo arresto domiciliario, según reportes de Al Hadath TV, citados por Al Jazeera.