Formosa: cero obra pública financiada por Nación

La imagen de un mapa argentino donde aparecen las obras viales en marcha en totalidad de las provincias del NEA-NOA y algunas de la porción central del país, aparece nuevamente Formosa con cero proyecto.

Con obras que aun es un estado de avance importante fueron neutralizadas o paralizadas, atrasos en los pagos de proyectos habitacionales y eléctricos y el omisión total en ayuda económicas, se contaron entre las menciones de la clara segregación nacional a Formosa expuestas por el ministro de Economía, Jorge Ibáñez.

Y el tema recurrente vuelve a cobrar actualidad ante un reciente informe donde se expone que las provincias más chicas, entre ellas la nuestra, piden que se prioricen “criterios federales” a la hora de la elección de los proyectos que licitará el Estado nacional a través del programa de Participación Público-Privada (PPP).

Los gobernadores siguen de cerca cómo es la distribución y qué distritos ganan y cuáles no con las obras que la Nación licitará a través del programa de Participación Público-Privada (PPP). Por una cuestión, que la gestión nacional expone como “obvia de rentabilidad”, los distritos centrales llevan la delantera en la adjudicación de los trabajos. El pedido de las provincias es que, en este mecanismo de financiamiento en el que el Estado pone el 70% de los fondos, “se priorice el criterio federal””.

Más allá de los reclamos individuales, los gobernadores apuntan a que la comisión bicameral legislativa encargada de seguir el tema -la preside el diputado Diego Bossio (Bloque Justicialista)- insista en que todos los distritos sean tenidos en cuenta a la hora de la distribución de las obras.

La imagen de un mapa argentino donde aparecen las obras viales en marcha en totalidad de las provincias del NEA-NOA y algunas de la porción central del país, aparece nuevamente Formosa con cero proyecto. “La provincia esta en blanco, no existe ningún proyecto en vial nuevo para Formosa, y lo mismo que en los demás sectores. Una sola obra nueva puso en marcha esta gestión nacional en los más de dos años que lleva en el gobierno en nuestro territorio, y por el contrario elimino o neutralizo, como mejor quieran llamarla, varias de las que estaban en proceso de avance”, se expuso.

En plena discusión por el pacto fiscal, los gobernadores plantearon que había una reducción de la cantidad de obras públicas asignadas a las provincias con el argumento de que parte de lo que les toque vendría con los PPP. “Y no llega ni por un lado ni por el otro”, advirtió un ministro.

De los gastos presupuestados para este año, el 25% no tiene una asignación provincial específica. Del resto, el 42% se concentra en Buenos Aires (22%) y en la ciudad de Buenos Aires (20%); le siguen Córdoba (4,5%) y Santa Fe (4,3%). Hay 12 provincias a las que, en conjunto, se les asigna menos del 10% del gasto.

Si se toma solo el gasto de capital (tanto por inversión real directa como por transferencias de recursos), el 38% no tiene definición geográfica (es clasificado como “nacional” o “interprovincial”); del resto, Buenos Aires se lleva el 15% y la CABA, el 10%. Atrás vienen Santa Fe, con 4,2%, y Río Negro, con 3,2%.

Otra alarma se encendió cuando de 38 proyectos de PPP para 14 provincias por US$9500 millones del Plan Nacional de Agua que gestiona la Secretaría de Recursos Hídricos, del ministerio del Interior, los más grandes (unos US$4500 millones) fueron para Buenos Aires y Mendoza.

Este año, el mayor peso de la obra pública recae sobre el sistema de PPP; el presupuesto incluye 52 iniciativas por US$21.000 millones. De ese importe global, Buenos Aires es la provincia más beneficiada para hospitales (serán seis; en el interior solo hay previsto uno para Neuquén) y cárceles (tres unidades). Se trata de proyectos más complicados porque su operación y gestión son más sofisticados que, por ejemplo, rutas o tendidos eléctricos. 

Prioridades

La posición de los gobernadores con el PPP es similar a la que tienen con el Plan Belgrano, que apunta a revitalizar el norte del país y que también tiene proyectos por PPP. Hay reclamos porque entienden que existen “favoritismos” y que el desarrollo no es “armónico”, según coincidieron distintas fuentes. Formosa es una de las señaladas como “muy rezagadas”, por ejemplo, frente a Jujuy y Salta.

Los expertos en PPP, advierten que “en general siempre el sistema empieza con autopistas en áreas rentables y no con infraestructura social”, con lo cual queda claro que la provincia está lejos de incorporar alguna obra bajo este esquema.

Obras locales

Ibáñez detallo que “hay un importante paquete de obras paralizadas, la autovía de la ruta 11 en el tramo Mansilla-Tatane está próxima a rescindirse”, añadiendo que “existen graves problemas en la intersección de las avenidas Néstor Kirchner y Gendarmería Nacional, donde se limito a ejecutar una simple rotonda y dejo de lado con lo originalmente proyectado que era un puente sobre nivel o elevado”.

Menciono otros proyectos sustanciales que han quedado sin tenerse en cuenta como la Circunvalación de la ciudad capital, a la altura de la Virgen del Carmen, y la intersección de las rutas 11 y 81.

“Continua neutralizada por falta de asignación presupuestaria federal la obra sobre la ruta provincial 23 Norte, entre Palo Santo y General Belgrano, que había alcanzado un avance del 45%”, expuso, agregando que “en el sur provincial, el pavimento de la ruta 9 en el tramo Bañadero–Subteniente Perín, que ya contaba con un 51% de ejecución, sigue suspendida”.

El ministro Ibáñez expuso que “esto solo en las obras viales, en las realizaciones eléctricas tenemos tremendos atrasos en los pagos. El transformador de 300 MVA instalado pero no fue conectado al no haber remesas de fondos, con lo cual se ve impedida la posibilidad de duplicar su capacidad ante la creciente demanda energética”.

Aludió a los “atrasos muy importantes en obras habitacionales, haciendo peligrar la continuidad de los planes federales”, afirmando que en el programa CIRSU de tratamiento de residuos sólidos se redujo a un 50%, se licito hace más de un año y no sabemos qué paso”.

Expuso que lo expuesto “son algunas de las obras que bajo el eufemismo de “neutralizadas” han quedado a un lado, pero existen muchas otras. Lo concreto es que el “poncho no aparece” y es preocupante esta realidad después de dos años de una gestión nacional, y lo que expuso el señor gobernador en Legislatura ha sido más que elocuente”.