Falta de oxígeno y desborde en India

Hospitales sin ox√≠geno, nuevo r√©cord de muertes, 3.417 en las √ļltimas 24 horas y crematorios desbordados es el angustiante panorama de India, que devino en el epicentro mundial de la pandemia de coronavirus.

La escasez de oxígeno es por estas horas el problema más urgente a resolver para dar asistencia a los pacientes en grave estado.

El gobierno indio reveló nuevos detalles del plan nacional para proveer a los nosocomios del país de la cantidad necesaria de ese elemento vital. En un comunicado, informó que se identificaron 14 nuevos establecimientos que pasarán de producir nitrógeno a oxígeno.

Las nuevas plantas se agregan a 37 ya seleccionadas la semana pasada. El pedido de ox√≠geno por parte de los hospitales, en particular en las grandes ciudades, permanece muy alto: de hecho, en las √ļltimas horas muchas instituciones declararon que ya no tienen disponibilidad y muchos familiares de los pacientes con Covid-19 se vieron obligados a buscar desesperadamente los tubos.

Uno de los nosocomios m√°s grandes de Delhi, Safdarjung, inform√≥ que mientras en circunstancias normales una cisterna de ox√≠geno dura dos semanas, desde que se desat√≥ la emergencia sanitaria se agota en 24 horas. Los familiares de 24 enfermos de coronavirus que fallecieron la noche del domingo en el hospital p√ļblico de Chamarajanagar, en Karnataka, despu√©s de que se hab√≠an agotado las reservas de ox√≠geno, realizaron una sentada en protesta, para pedir que se sancione a las autoridades pertinentes. El prefecto de la ciudad, M.R. Ravi, dijo a la prensa que todav√≠a debe verificarse si las muertes fueron efectivamente provocadas por la falta de ox√≠geno, mientras que el gobernador, B.S Yediyurappa, convoc√≥ a una reuni√≥n urgente de su gabinete.

En tanto, la nueva ola de coronavirus asola al pa√≠s, que sigue registrando una cantidad muy elevada de casos diarios, 368.147 en las √ļltimas 24 horas, con 3.417 muertes, inform√≥ el ministerio de Salud.

La fuente indicó que el 74% de los nuevos positivos se concentran en diez estados del país: en Nueva Delhi, Maharashtra -donde está Bombay-, Karnataka, Kerala, Uttar Pradesh, Tamil Nadu, Bengala Occidental, Andhra Pradesh, Rajasthan y Bihar.

La magnitud de la crisis que se vive en el país puede medirse por la situación que se presenta en Bangalore, capital de Karnataka, donde el gobierno autorizó la conversión de 93 hectáreas en las afueras de la ciudad en 23 cementerios y crematorios. La medida suscitó protestas en los pueblos donde están ubicados los terrenos ya que alegan que esas instalaciones estarán muy cerca de las zonas habitadas.

En tanto, India anunció hoy que abre la vacunación para todos los adultos del país para detener el brutal avance de contagios.

Se trata de una empresa tit√°nica para el populoso pa√≠s, donde solo una peque√Ī√≠sima parte de la poblaci√≥n puede permitirse el acceso a hospitales privados para obtener el suero anti-Covid, lo que significa que el Estado y el gobierno federal tendr√°n el deber de vacunar a 900 millones de ciudadanos. Seg√ļn datos de la Universidad Johns Hopkins, el total de contagios en India es de 19,57 millones.

Como si la situación no fuese ya dramática, una foto publicada hoy en el popular servicio de microblogging chino Weibo, desde una cuenta relacionada con el Partido Comunista, se mofa de la crisis sanitaria en India y del agravamiento repentino de la pandemia, lo que desató sendas polémicas.

El posteo luego fue borrado pero fueron republicadas las capturas de pantalla que muestran dos fotograf√≠as a modo de comparaci√≥n: la del lanzamiento de un misil en China y la de las cremaciones colectivas de v√≠ctimas del Covid-19 en India, junto al comentario “Encender un fuego en China y encender un fuego en India”.

Un chiste bastante infeliz, catalogado de p√©simo gusto por muchos de los usuarios que juzgaron tal intervenci√≥n, al menos como “inapropiada” y sostuvieron que China deber√≠a mostrar, en cambio, solidaridad con India.

El posteo en Weibo apareció al día siguiente del mensaje de condolencias enviado por el presidente chino, Xi Jinping, al primer ministro indio, Narendra Modi, tras el agravamiento de la emergencia sanitaria en India, en el que subrayaba la voluntad de Pekín de fortalecer la cooperación con el país y proveerle las ayudas necesarias.