Estrategia oficial frente a la crisis – Coronavirus en Argentina: El Gobierno prepara un plan de reactivación de la obra pública para la pospandemia

Alberto Fernández apuesta a la obra pública. Para la pandemia y para la pospandemia. El Presidente ya le había levantado el pulgar a miles de obras en municipios. Ahora, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, trabaja en un plan federal de infraestructura desde 2021 y hasta 2023, que ocupará todo el mandato presidencial. 

“Es un plan mini-Marshall integral”, lo describen en la Casa Rosada, al comparar el programa del Ejecutivo con el que Estados Unidos ejecutó para reconstruir la Europa de la posguerra.

Los lineamientos del Plan Federal de Obras Públicas 2021/2023 están en el proyecto del Presupuesto del año que viene, que el Gobierno enviará al Congreso antes del 15 de septiembre. Katopodis se reunió la semana pasada con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para discutir al respecto.

Primero, claro, habrá que llegar a un acuerdo con los acreedores para reestructurar la deuda. Luego deberán fijarse las prioridades. “No sabemos si (Martín) Guzmán nos dará luz verde con los recursos, pero creo que Kato logró convencer a algunos”, argumentan cerca del ex intendente de San Martín, uno de los dirigentes del riñón del Presidente. En Olivos lo confirman. 

Parte de las obras de ese plan se financiarán con créditos de organismos multilaterales aprobados durante la gestión de Mauricio Macri y nunca ejecutados. Con esos recursos, por ejemplo, se construyeron buena parte de los hospitales modulares que el Gobierno inauguró para hacer frente al coronavirus. La urgencia del covid-19 tapó la agenda comunicacional en ese sentido. Recién esta semana, los referentes del ecléctico peronismo bonaerense se mostraron en un hospital modular de Lomas de Zamora: el gobernador Axel KicillofMáximo KirchnerMartín InsaurraldeKatopodis Cafiero posaron para la misma foto.

El plan federal estará abocado en principio a terminar las obras pendientes. “No son emprendimientos faraónicos”, destacan. El Gobierno quiere inaugurar las obras que comenzaron durante la gestión de Cristina Kirchner y no fueron finalizadas durante el mandato de Macri. La semana que viene llegará el turno del Hospital de La Matanza que motivó cruces entre el Presidente y la oposición.

También, pretende avanzar con las obras que comenzaron y quedaron pendientes durante la administración de Cambiemos. Entre las más importantes, en ese sentido sobresalen la de saneamiento del Nahuel Huapi y la megacloaca en la cuenca Matanza Riachuelo. La extensión de la red de agua y cloacas es una de las prioridades del ministerio de Katopodis. Se cuentan, además, varias de vialidad, que hasta 2019 dependía de Transporte y, ahora administra Katopodis. Quedaron paralizados 7 tramos de autopistas en rutas nacionales.

En plena pandemia, el Presidente también se recuesta en la obra pública para sostener el empleo y reactivar el consumo. Con esa finalidad, avanza el Plan Argentina Hace para obras pequeñas en 2300 municipios de todo el país con una inversión de $ 30 mil millones. Esta semana el jefe de Estado anunció la inversión de $ 2.300 mil millones para ciudades patagónicas. Ya se había lanzado el capítulo destinado al Gran Buenos Aires. Quedan pendientes varias regiones del país.

“Tenemos el compromiso de hacer obra pública con pandemia cuidando a quienes trabajan en ella. Vamos a terminar todas las obras que necesitan los argentinos sin importar qué gobierno las haya iniciado. La reconstrucción de la Argentina viene de la mano de un ambicioso plan de obras en todo el país generando empleo local y dinamizando las Pymes de cada ciudad para desarrollar el consumo interno”, dijo Katopodis a Clarín sobre el plan vigente y el que está por venir.

En la Casa Rosada hubo autocrítica porque entendían que no habían comunicado bien la idea de discontinuar el IFE en las provincias donde la cuarentena se relajó, una decisión que finalmente fue revisada este miércoles. “Se entendió que era un ajuste, pero la idea es que buena parte de ese dinero se reinvierta en obras”, destacaban.

En rigor, el plan federal no es muy distinto al que planteó en 2002 Eduardo Duhalde. El programa, que llevaba el mismo nombre, estaba basado en la finalización de obras empezadas, en la municipal y en vivienda, capítulo que con Argentina Construye ahora quedó en manos de la ministra de Hábitat, María Eugenia Bielsa. “No es tiempo de proponerse viajes a la luna. Hay que darle laburo a la gente y dinamizar el consumo interno”, aseguran en el gabinete.

La construcción privada, que representa el 70 por ciento de la actividad en el país, tiene su propio programa, que este viernes representantes de la Cámara de la Construcción y de la UOCRA le adelantaron al ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas. El mismo Incluye un capítulo de blanqueo de capitales. El secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz, que está cerca de los temas más sensibles de la administración, también fue de la partida.