ESTADOS UNIDOS. Mochilas antibalas para estudiantes

Un auge de mochilas antibalas se disparó en los últimos días tras la masacre en la escuela de Florida. Al menos así se desprende de los datos difundidos por Bullet Blocker, una compañía que vende esos bolsos especiales, a un precio entre 200 y 500 dólares, y que vio un aumento del 30% de sus ventas en la última semana.

 

Lo dijo su titular, Joe Curran, ex guardabosque del Ejército de Estados Unidos y entrenador de armas de fuego.

 

El sitio de la empresa, con sede en Massachusetts, describe a Curran como “un padre que quería hacer todo lo posible para proteger a sus dos hijos en edad escolar tras haber asistido al horror de la masacre de Virginia Tech”, en abril de 2007. “Tenía dos viejos chalecos antibalas, los corté y los puse en las mochilas de mis hijos”, contó el propietario.

 

“Les dije, si sucede algo, mantén esto entre tú y el chico con una pistola y agáchate detrás”, añadió. Otros padres querían escudos similares para sus hijos y así terminó creando una empresa. No obstante, Bullet Blocker no es la única en producir y vender ese tipo de mochilas.

 

La Guard Dog Security, que tiene sede en Florida, lo hace desde hace cinco años, después de que 20 niños y 6 adultos fueran asesinados en la Sandy Hook Elementary School de Newtown, en Connecticut. Y tras cada masacre, registra un pico de ventas, tal como confirmó su presidente, Yasir Sheikh.