Esperanzador avance: mejoran el tratamiento del cáncer colorrectal

Una combinación de fármacos dirigidos contra una alteración genética ha aumentado la supervivencia de pacientes con tumores colorrectales en un estudio internacional presentado en el Congreso Internacional de Cáncer Gastrointestinal celebrado esta semana en Barcelona.

Los fármacos atacan la alteración genética BRAF V600E, que está presente en un 15% de los tumores colorrectales. Los pacientes con esta mutación, que suelen tener mal pronóstico, son los que se beneficiarán del tratamiento. En Argentina, según datos de la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (IARC), se estimaron 15.692 casos nuevos para el año 2018, concentrando el 13% del total de tumores. Y ocupa el segundo lugar de número de defunciones por tumores malignos en el año 2017, con el 12% del total de defunciones (7.499).

Los intentos realizados hasta ahora para neutralizar la mutación BRAF V600E con un solo fármaco habían resultado decepcionantes porque las células tumorales se volvían rápidamente resistentes al tratamiento. Para abordar este problema, se ha aplicado “una estrategia similar a la que se utiliza contra el virus del sida combinando fármacos antirretrovirales para prevenir la aparición de resistencias”, explica Josep Tabernero, jefe de oncología del hospital Vall d’Hebron en Barcelona e investigador principal del estudio.

Según los primeros resultados del estudio Beacon, esta estrategia ha aumentado un 67% la supervivencia mediana de los pacientes con la mutación. Algunos de los participantes, que tenían una esperanza de vida corta cuando se enrolaron en el estudio, sobreviven más de un año y medio después de iniciar el tratamiento.