En Misiones anuncian nuevas heladas

Desde junio de 2019, el fenómeno de La Niña predomina sobre la región y trajo consigo un fuerte déficit hídrico. Los primeros efectos de la falta de lluvias se sintieron en los cultivos anuales, ganadería y té con pérdidas de hasta el 50% en las cosechas. Ahora, la situación se agudizó dada la bajante de los ríos y las escasas precipitaciones que se registraron en los últimos meses.

Los pronósticos a corto plazo no son para nada alentadores. Según proyecciones del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), se espera el desarrollo de una nueva etapa de La Niña, de menor intensidad comparada con el registrado el año pasado, aunque se extendería al menos hasta otoño de 2022.

Ayer se registraron precipitaciones en diferentes puntos de la provincia, aunque, por supuesto, no resultan suficientes para revertir la situación. Las lluvias llegaron acompañadas de fuertes tormentas eléctricas

Hasta el viernes se espera que las temperaturas mínimas en la provincia sean de un dígito.