EMERGENCIA HIDRICA. Funcionarios nacionales se reunieron en Corrientes

La Mesa de Recuperación del Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR) en el marco de la Emergencia Hídrica para las regiones del noroeste y el litoral argentino se reunió ayer en Corrientes.

 

Durante el encuentro el gobernador correntino Gustavo Valdés anunció el desembolso de 50 millones de pesos para asistir a los municipios afectados y presentó un plan de obras a largo plazo con el apoyo de Nación.

 

Desde el Gobierno nacional vinieron a Corrientes el secretario de Protección Civil del Ministerio de Seguridad, Emilio Renda; a cargo de la coordinación del Gabinete del Consejo Nacional del SINAGIR; el secretario de Planificación Territorial y Coordinación de Obra Pública del Ministerio del Interior, Fernando Álvarez De Celis; el subsecretario de Reducción del Riesgo de Desastres (Seguridad), Marcelo Rozas Garay entre otros.

 

En la reunión se analizaron los requerimientos presentados por Corrientes al SINAGIR, en relación al fenómeno climático reciente.

 

Renda, explicó que la reunión sucede a la declaración de emergencia para articular los requerimientos de las provincias.

 

“Hay que estar preparados porque se estima que esta situación se va a seguir repitiendo los meses de febrero y marzo” adelantó

 

Valdés destacó el trabajo en conjunto de la provincia con la Nación y dijo que Corrintes presentó un plan a largo plazo de 25 obras, de las cuales cinco están ya ejecutándose con presupuesto nacional.“Es la primera vez que contamos con un plan sistemático y orgánico para trabajar junto a funcionarios nacionales para saber qué hacer y cómo llevar adelante las obras de ahora en más”.

 

Sobre a los 50 millones de pesos enviados por Nación informó que se están distribuyendo entre reparación de caminos y puentes y asistencia a los municipios.

 

Finalmente, el Gobernador expresó que las tareas por parte de Defensa Civil y la Nación son “permanentes” por medio de un flujo de comunicación continua, contando con el apoyo de los distintos organismos de seguridad para la reconstrucción de las zonas productoras que sufrieron pérdidas importantes.