El océano de la luna Europa podría ser habitable

Un nuevo modelo ideado por científicos de la NASA apoya la teoría de que las características del océano interior de la luna Europa de Júpiter hacen que podría sustentar la vida.

Los investigadores han calculado además que esta agua, que se cree forma un océano salado bajo la capa de hielo de la superficie, podría haberse formado por la descomposición de minerales que contienen agua, debido a fuerzas de marea o a la desintegración radiactiva. Este trabajo podría tener implicaciones para otras lunas del Sistema Solar.

Europa es una de las lunas más grandes del Sistema Solar. Desde que se produjeron los sobrevuelos de las naves Voyager y Galileo, los científicos han sostenido que su corteza superficial flota sobre un océano subterráneo. Sin embargo, los orígenes y la composición de este océano no han estado claros.

Los investigadores, con base en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en California (JPL), modelaron los depósitos geoquímicos del interior de Europa utilizando datos de la misión Galileo. El investigador principal, Mohit Melwani Daswani, dijo: “Pudimos modelar la composición y las propiedades físicas del núcleo, la capa de silicato y el océano. Encontramos que diferentes minerales pierden agua y volátiles a diferentes profundidades y temperaturas. Sumamos estos volátiles que se estima que se han perdido en el interior, y encontramos que son consistentes con la masa predicha del océano actual, lo que significa que probablemente están presentes en el océano”.

Los investigadores descubrieron que los mundos oceánicos como Europa pueden formarse por metamorfismo: en otras palabras, el calentamiento y el aumento de la presión causados por la temprana descomposición radiactiva o el posterior movimiento de las mareas subterráneas, causaría la descomposición de los minerales que contienen agua y la liberación del agua atrapada.

También descubrieron que este océano habría sido originalmente ligeramente ácido, con altas concentraciones de dióxido de carbono, calcio y sulfato. “De hecho, se pensaba que este océano podría ser todavía bastante sulfúrico”, dijo Mohit Melwani Daswani, “pero nuestras simulaciones, junto con los datos del Telescopio Espacial Hubble*, que muestran cloruro en la superficie de Europa, sugieren que el agua probablemente se volvió rica en cloruro. En otras palabras, su composición se pareció más a la de los océanos de la Tierra. Creemos que este océano podría ser bastante habitable para la vida”.

Y continuó: “Europa es una de nuestras mejores oportunidades de encontrar vida en nuestro Sistema Solar. La sonda Europa Clipper de la NASA se lanzará en los próximos años, por lo que nuestro trabajo tiene como objetivo preparar la misión, que investigará la habitabilidad de Europa. Nuestros modelos nos llevan a pensar que los océanos de otras lunas, como la vecina de Europa, Ganimedes, y la luna de Saturno, Titán, también pueden haberse formado por procesos similares. Sin embargo, todavía tenemos que entender varios puntos, como la forma en que los fluidos migran a través del interior rocoso de Europa”.

Los investigadores se han unido ahora a grupos en Nantes y Praga para tratar de identificar si los volcanes del fondo marino pueden haber contribuido a la evolución del agua rica en cloruros en Europa. La NASA ha publicado recientemente nuevas fotos de alta resolución de Europa, mostrando posibles sitios de exploración para comprobar estos hallazgos.

Comentando sobre la cuestión, el Profesor Steve Mojzsis, Profesor de Geología de la Universidad de Colorado, dijo: “Una cuestión desde hace tiempo sobre si un mundo con un “océano oculto” como Europa podría ser habitable se reduce a si puede sostener el flujo de electrones que podría proporcionar la energía para impulsar la vida. Lo que no está claro es si tales lunas heladas podrían generar suficiente calor para derretir la roca; ciertamente tiene lugar una química interesante dentro de estos cuerpos, pero ¿qué flujo fiable de electrones podría ser utilizado por la vida extraterrestre para alimentarse en las frías y oscuras profundidades? Un aspecto clave que hace a un mundo “habitable” es la habilidad intrínseca de mantener estos desequilibrios químicos. Podría decirse que las lunas heladas carecen de esta capacidad, por lo que esto debe ser probado en cualquier futura misión a Europa”.

Con un diámetro de 3.100 km Europa es ligeramente más pequeña que la Luna de la Tierra. A medida que Europa orbita alrededor de Júpiter a unos 780 millones de km del Sol, la temperatura de la superficie nunca se eleva por encima de los 160 grados C bajo cero; la temperatura del océano es todavía desconocida. A Galileo se le atribuye el descubrimiento de Europa, junto con 3 lunas más grandes de Júpiter, el 8 de enero de 1610. (Fuente: NCYT Amazings)