El Gobierno sale a colocar deuda por $60.000 millones

El Gobierno sale al mercado a colocar nuevamente deuda en pesos, con dos títulos a 2020 y 2023, por hasta 60.000 millones de pesos, tras la suba del dólar de las últimas semanas y hay expectativa sobre cómo será la demanda de los inversores. Según la resolución 29/2018, publicada hoy en el Boletín Oficial, el primero es un Bono de la Nación Argentina (Bonar) a 2020, por hasta $ 30.000 millones de valor nominal.
El interés a pagar será calculado del cotejo de la tasa nominal mensual de 1,6% y el valor nominal original ajustado conforme al Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), referido en el artículo 4° del decreto 214 del 3 de febrero de 2002, correspondiente al período transcurrido entre el 20 de febrero de 2018 (8,73) y el décimo día hábil anterior al 6 de marzo de 2019, más la tasa nominal anual del 4%.
Aunque en las negociaciones paritarias el Gobierno se pone duro a la hora de conceder una cláusula gatillo (que se dispara si la inflación supera al porcentaje de aumento), sí concede ese beneficio a los bonistas que suscriban el primer título. Incluso, en este primer bono otorga un interés mensual de poco más del 1,6%, lo que da un acumulado anual del 21%, dos puntos por encima de la inflación que estima el mercado.
Además, al finalizar cada año, el capital se actualizará por el interés estipulado o por el coeficiente CER, que se calcula en base a la inflación informada por el INDEC, lo que resulte más alto.
“El bono te paga una tasa anual de 21% (1,6% mensual) o inflación + 4%, lo que sea más alto”, explicó el economista Fauto Spotorno, consultado por El Cronista. “Se toma la inflación de marzo a marzo. No parece, a priori, que haya mucha diferencia entre uno y otro.”
El segundo título es un Bono del Tesoro Nacional a cinco años (Boncer 2023), que será también por hasta $ 30.000 millones de valor, y se ajustará directamente por CER más la tasa nominal anual del 4%.
Este otro título, el Gobierno les asegura una renta de 4 puntos por encima de la inflación, ya que el capital se actualizará automáticamente por el CER, es decir que el acreedor nunca perderá ante la suba de precios.