El dólar trepa 51 centavos a $39,59 y anota su cuarta suba en fila

Sin intervención oficial, el dólar avanza 51 centavos este jueves a $ 39,59. De esta manera, anota su cuarta suba en fila en bancos y agencias de la city porteña. Se da en sintonía con el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), donde la divisa gana 55 centavos a $ 38,80.
“La escasez de oferta impulsa un nuevo avance del dólar mayorista”, afirmó el operador Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio. Por su parte, el blue aumenta 75 centavos a $ 39,25, según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño. Asimismo, el “contado con liqui” escaló ayer 45 centavos a $ 38,64.
La suba de la divisa estadounidense se da en un contexto en el que el director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, Larry Kudlow, recomendó que la Argentina debe “atar el peso al dólar” tal como en los años de la convertibilidad o que directamente dolarice su economía, como única forma de salir de la crisis.
No obstante, la reacción del Gobierno no se hizo esperar y tanto desde el Ministerio de Hacienda como del Banco Central ante la consulta de ámbito.com se ocuparon de desmentir esta afirmación. “Es una opinión”, aclararon descartando que se esté negociando un acuerdo de estas características. Es más desde la Casa Rosada comentaban no sin cierto entusiasmo que las “negociaciones con el FMI vienen muy bien”.
Cabe recordar que el miércoles la divisa se disparó 34 centavos sobre el final de la rueda pese a operar durante la mayor parte del día con tendencia a la baja. En ese sentido, la demanda por cobertura no encontró respaldo en la punta vendedora, donde volvió a ser muy estrecho el aporte de los agroexportadores.
Así, el dólar que negocian los grandes jugadores cerró con un salto de 31 centavos superando los $ 38: terminó a $ 38,25 -máximo del día- en una rueda donde el BCRA vendió u$s 5 millones. El volumen operado fue chato y apenas alcanzó los u$s 411,7 millones, 10% menos que el martes. El cambio de tendencia fue inesperado, lo que tornó a la plaza claramente demandante de divisas por parte de inversores institucionales.