ECUADOR. Duras protestas, dos muertos y gobierno mudado

Clamor indígenas que exige la renuncia del presidente Lenín Moreno, dos muertes en medio de las protestas que llevan casi una semana y el gobierno forzado a mudarse a Guayaquil, eran las imágenes de un Ecuador en crisis, tras las duras medidas económicas acordadas con el FMI.

 

Cientos de manifestantes indígenas ingresaron hoy por la fuerza al edificio de la Asamblea Nacional en la capital Quito, al grito de “fuera Moreno, fuera!”, en furioso ataque contra el mandatario, que mudó a todos los poderes del estado.

 

La prensa local informó que la protesta logró derrumbar las cercas de seguridad que rodaban la sede parlamentaria y avanzar, pese a la represión policial y los gases lacrimógenos.

 

La sede se encuentra cerca de un parque de Quito, que servía este martes de lugar de concentración a unos 10 mil miembros de colectivos indígenas, en la víspera de una marcha con la que esperan la derogación de recientes medidas económicas o, incluso, la renuncia de Moreno.

 

El mandatario, en tanto, acusó a su antecesor, Rafael Correa, de estar perpetrando un golpe de estado.

 

Miles de personas, en su mayoría integrantes del movimiento indígena, agrupados en la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), llegaron a la capital desde distintas provincias del país y se concentraron en la zona céntrica.

 

Los manifestantes intentaron avanzar hacia el Centro Histórico, donde se encuentra el Palacio de la Presidencia, pero las fuerzas de seguridad se lo impidieron, aunque continuaban las bataholas. Policías y militares arremetieron contra la protesta con gases lacrimógenos y machetazos, en las inmediaciones de la Asamblea Nacional.

 

Un joven ecuatoriano, Marco Oto, de 26 años, murió después de caerse de un puente ayer donde se produjeron enfrentamientos con la policía en Quito. Es la segunda víctima desde que comenzaron las protestas antigubernamentales la semana pasada.

 

La Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (CEDHU), según el diario El Comercio, indicó a través de Twitter que el joven era un residente del área e iba a ver a su madre cuando, de pronto, “quedó atrapado en el enfrentamiento entre manifestantes y la policía”. El domingo pasado, otro joven, Raúl Chilpe, murió en un automóvil a la altura de una barricada a lo largo de la carretera Cuenca-Molleturo-El Enpalme en el sur del país.

 

Los más altos representantes del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial estaban reunidos este martes en Guayaquil, adonde el presidente Moreno trasladó de urgencia los máximos órganos del estado, previendo los acontecimientos que más tarde estallaron en Quito, al amparo de lo que le permite el estado de excepción.

 

En el edificio del Gobierno Zonal en Guayaquil se realizó una reunión que encabezó Moreno.

 

El encuentro se produjo en medio de manifestaciones y con un país en agitación en contra de las medidas económicas adoptadas el 1 de octubre por Moreno en el Decreto 883, que incluyen quita de subsidios a los combustibles, reducción de vacaciones y aportes de los trabajadores con su salario al estado.

 

Moreno acusó a su antecesor, Rafael Correa, de alentar un intento de golpe de estado.