“Donar Órganos es Dar Vida”

Formosa está bien posicionada en cuanto a la voluntad de donantes

Hablamos con el Dr Cristian Antúnez, Especialista en Terapia Intensiva HAC, acerca de la importancia de donar órganos, para brindar esperanza de vida a personas que lo necesitan. El Dr Antúnez es Coordinador de CUCAIFOR, responsable de INCUCAI Formosa. Existen varias campañas actualmente al respecto, Formosa está bien posicionada en cuanto a la voluntad de donantes y -por supuesto- la Ley Justina del año pasado dio un nuevo empuje a la concientización sobre la donación.

¿Qué es Donar órganos?

La donación de órganos es el acto más solidario y el acto de amor más grande que puede hacer una persona, porque significa que está pensando en la vida de otros seres humanos, a los cuales no va a conocer,  no va a saber a quienes van a estar destinados esos órganos y sin embargo va a tomar la decisión que después de su muerte haya otras personas que puedan vivir.

¿Cómo podemos desmitificar todo lo que circula alrededor de la donación de órganos? Se habla mucho de tráfico de los mismos, la gente suele tener miedo a ello.

En cuanto a desmitificar las distintas creencias que existen en la sociedad respecto de la donación de órganos, creo que lo más importante es lo que se hace todos los días, lo que se hace mes a mes que es trasplantar personas. Que existan formoseños comunes que logran un trasplante, que pueden ir al Hospital de Alta Complejidad y alcanzar un trasplante, esa práctica que es tan compleja, tan cara, que todos pueden alcanzarla gracias a que existen donaciones. Tenemos nosotros pacientes en lista de espera. Todos los meses se realizan trasplantes, todos los años se llevan a cabo entre diez (10) y quince (15) trasplantes en el hospital. Llevamos mas de doscientos cincuenta (250) pacientes trasplantados en diez años. Aproximadamente dos o tres trasplantes mensuales que se realizan en distintas modalidades, trasplantes cardiacos, trasplantes renales, reno pancreáticos, hepáticos, todos realizados en el mismo Hospital, por personal especializado, en su gran mayoría de aquí de Formosa, con la colaboración de especialistas de otros lugares.

Creo que eso es lo más importante, lo que hace que la gente común pueda decir y saber que la donación es algo solidario y que llega porque lo puede ver materializado en las personas que se trasplantan.

Desde su experiencia Dr., Formosa viene haciendo mucho por la difusión y venimos “bien rankeados” a nivel nacional en cuanto a los donantes, ¿esto es así?

Si lo es. Formosa todos los años se mantuvo en niveles altos en cuanto a la donación de órganos y trasplantes. A partir del año pasado, cuando se pone en vigencia la Ley Justina en el mes de agosto, Formosa da un salto de calidad que se esperaba justamente, acompañado de este marco legal y llega a los primeros lugares en relación a la cantidad de pacientes que donan los órganos. Desde entonces estamos en el 1er lugar a nivel nacional de donantes de órganos por millón de habitantes, que es la forma en la que se mide la producción en tanto donación de órganos. Y lo mantenemos, este año estamos a estas alturas en 16.7 donantes por millón, creemos que vamos a superar la cifra de 22 que hicimos el año pasado. Estamos muy contentos por eso y somos conscientes de que no es una casualidad, sino fruto de un trabajo, una organización, fruto del acompañamiento político que nos permite trabajar y hacer las cosas para las que nos hemos preparado, en un ambiente adecuado y en alto nivel respecto a la calidad que se le brinda a los pacientes que concurren al Hospital.

Como miembro del equipo de CUCAIFOR digo que todos los años estamos preparados y presentes ante los pacientes que necesitan y quienes pueden donar los órganos. Mediando la situación, para acompañar a las familias en cada caso.

¿Cómo nos hacemos donantes?

En cuanto a la donación de médula ósea o sangre, lo pueden hacer voluntariamente, presentándose en el Hospital de Alta Complejidad, todos los días, por la mañana. Se rellena un formulario, el personal del banco de sangre va a explicar cómo es la sistemática, en qué consiste, para qué y quienes son, qué destino tiene la donación, tanto para médula ósea como sangre. En cuanto a la donación de órganos todos podemos ser donantes, no necesariamente tenemos que inscribirnos, lo importante es que lo hablemos con nuestra familia para que la familia sepa cuál es mi voluntad, qué es lo que yo quiero hacer y que les sirva a ellos de herramienta para algún dia si me sucediera algo.

Si no quiero ser donante lo tengo que registrar, no solo hablarlo con la familia sino dejar registrado, se hace a través del documento o ingresando a la página del INCUCAI a través de internet o al ANSES, donde hay un link: Mi Argentina, donde vamos cargando todos nuestros datos, cosas que tienen que ver con los datos personales de cada uno de nosotros y ahí tenemos que dejar registrado nuestra voluntad ya sea afirmativa o negativa en función a la donación de órganos.

La Ley Justina lo que trajo de distinto a lo que teníamos anteriormente es el hecho de que si yo no dejo registrada mi manifestación la familia no tiene la potestad de autorizar o no la donación de órganos, le quita a la familia ese papel que tenía anteriormente en el proceso de donación que muchas veces en un gran porcentaje (aproximadamente en el 45% de los casos) se llegaba a una negativa, respecto a la donación de órganos.

Pero tenemos que hacer un punto y aparte para hacer la lectura de esta situación, no es que las personas estén en contra perse de la donación de órganos, sino que la sistemática de trabajo en ese momento nos obligaba a que en el mismo momento en que le decíamos a una familia que había perdido a un ser querido, también teníamos que hablarle de la donación. Claramente no era el momento, no era el momento ni lugar adecuado, plantear a una persona que está perdiendo a un ser querido ¿qué hacemos, donamos los órganos o no donamos los órganos? Es algo que hay que hacerlo antes, mientras estamos en una reunión familiar, de amigos, cuando cada uno puede manifestar libre y abiertamente que quiere hacer.

Esta Ley plantea, que cada uno tenga la posibilidad de elegir qué es lo que quiere hacer, pero no en ese momento, crítico.

Se creía que iba a haber una gran cantidad de personas que se iban a volcar masivamente hacia la negativa, los que hace rato estábamos en el tema de la donación de órganos sabíamos que esto no iba a ocurrir, y justamente muy felizmente tuvimos razón. Desde que se puso en vigencia la Ley Justina desde agosto hasta la fecha, 22 personas se han manifestado hacia la negativa, de toda la población, inclusive más de 40 personas se manifestó a favor.

Realmente la población se muestra donante. Están a favor de la donación y el trasplante de órganos. Algo muy importante que también mostró esta Ley es que cuando se promulgó lo hizo con el total de las distintas cámaras que conforman nuestro Poder Legislativo, siendo el reflejo de lo que pensaba la población. Esta vez los legisladores fueron el reflejo de lo que pensaba la población. Se trató de una ley que permitió que muchísimas personas se trasplanten y va a permitir que muchísimas personas más puedan cumplir el sueño de continuar con sus vidas.