Discotecas de Posadas autorizadas a trabajar hasta las 6, garantizando distanciamiento, uso de barbijo y ventilación

Después de permanecer más de un año y medio con las puertas cerradas, o en algunos casos funcionando como pubs con atención reducida como consecuencia de la pandemia de coronavirus, finalmente las discotecas y bailantas de Posadas fueron autorizadas a trabajar como tal hasta las 6 de la mañana.

La decisión -oficializada a través del decreto 1550/21 firmado por el intendente de la ciudad, Leonardo Stelatto- fue tomada en consonancia con lo planteado por los propietarios de locales del rubro hace algunos días, en la reunión que mantuvieron con el jefe comunal y el ministro de Salud de Misiones, Oscar Alarcón.

La normativa establece una serie de condiciones obligatorias que deberán cumplir y garantizar para poder funcionar, tanto en relación al ingreso de las personas como durante la permanencia de ellas en el interior de los locales.

No se establecieron cupos ni aforo, pero el decreto fija de carácter obligatorio que se respeten las capacidades permitidas que garanticen el distanciamiento de dos metros entre persona y persona. También el uso de barbijo en todo momento y la ventilación constante.

Bioseguridad, barbijo y distanciamiento

La actividad deberá cumplir con los requisitos de bioseguridad e higiene exigidos en razón de la lucha contra el coronavirus -dice el decreto- como ser “el control de temperatura a los clientes que ingresan a los locales, como así también la correcta desinfección de manos con alcohol diluido al 70/30 con agua”.

Dispone también que “todo establecimiento debe poner a disposición de los clientes los elementos de bioseguridad: alcohol en gel, alcohol o lavandina diluida con agua para la higienización de las manos y/o desinfección de objetos, tanto en el ingreso al mismo, en acceso a los sanitarios, barras, como así también en todo otro espacio común”, y además, obliga a “las personas que concurran deberán ingresar, circular y egresar de los mismos con los barbijos y tapabocas colocados”.

Sobre las personas que trabajan en esos espacios, independientemente de la tarea que realizan “es decir mozos, cajeros, cocineros, ayudantes, auxiliares y/o cualquier otro trabajador del establecimiento, deberá usar barbijo o tapabocas, en caso que necesiten quitárselo podrán hacerlo siempre y cuando se respete la distancia de dos metros y nunca cuando estén atendiendo a los clientes”.

Y a modo de prevención la normativa recomienda “exhibir cartelería instructiva en cuanto a las medidas de seguridad para prevenir contagios de Covid-19, tales como el uso del barbijo, higienización de manos, distancia obligatoria de dos metros, estornudar sobre el brazo o codo y demás”.

Se determinó finalmente que “los espacios deberán permanecer ventilados” en todo momento y quienes están a cargo deberán “velar por el distanciamiento preventivo y obligatorio de dos metros”.