¿Dinosaurios nacidos en el Ártico?

En la década de 1950, unos científicos hicieron el primer e inesperado descubrimiento de restos de dinosaurios en tierras árticas. ¿Esos animales migraron allí desde otra región del mundo? ¿O, por el contrario ya nacieron ahí? Los resultados de una nueva investigación parece que van a aclarar el misterio.

Un equipo que incluye a Patrick Druckenmiller, del Museo del Norte, adscrito a la Universidad de Alaska, y Gregory Erickson, de la Universidad Estatal de Florida, todas estas entidades en Estados Unidos, ha descubierto las primeras pruebas convincentes de que varias especies de dinosaurios no solo vivieron en lo que ahora es el norte de Alaska, sino que también nacieron y se criaron allí.

“Estos representan los dinosaurios más al norte que se conocen”, recalca Druckenmiller. “No solo demostramos la presencia de restos perinatales de una o dos especies, sino que documentamos al menos siete especies de dinosaurios que se reprodujeron en el Ártico”.

Estudios anteriores en otros yacimientos paleontológicos aportaron evidencias de que una o dos especies indeterminadas de dinosaurios eran capaces de anidar cerca o justo por encima del círculo polar ártico, y lo mismo con el círculo antártico. Pero el nuevo estudio es el primero que muestra pruebas inequívocas de anidación en latitudes extremadamente altas. Las condiciones ambientales en esa época y lugar incluyen extremos estacionales desafiantes, con una temperatura media anual de unos 6 grados centígrados y por debajo de cero en invierno. Se calcula también que la región sufría unos cuatro meses de oscuridad invernal completa cada año.

Los hallazgos de este estudio se suman a otras evidencias, según las cuales los dinosaurios no solo pasaban tiempo en estas latitudes extremas, sino que muy probablemente vivían allí como residentes todo el año. Todo apunta a que tanto los dinosaurios más pequeños como los más grandes, incluyendo dinosaurios con pico de pato, dinosaurios con cuernos y un tiranosaurio que probablemente migró luego a climas más cálidos, residían en el Ártico.

“La residencia durante todo el año en el Ártico proporciona una prueba natural de la fisiología de los dinosaurios”, argumenta Erickson. “Todavía no se han encontrado ahí vertebrados terrestres de sangre fría, como anfibios, lagartos y cocodrilos, sino solo aves y mamíferos de sangre caliente, y dinosaurios. Creo que esta es una de las pruebas más convincentes de que los dinosaurios eran animales de sangre caliente.

Los resultados del estudio plantean ahora una nueva pregunta: ¿Cómo sobrevivieron los dinosaurios a los inviernos árticos, con temperaturas muy bajas, oscuridad y escasez de comida?

El estudio se titula “Nesting at Extreme Polar Latitudes by Non-Avian Dinosaurs”. Y se ha publicado en la revista académica Current Biology. (Fuente: NCYT de Amazings)

https://noticiasdelaciencia.com/art/42273/dinosaurios-nacidos-en-el-artico