DEBATE. La fuerte historia de vida del formoseño que se opone al aborto

    Se debe abrir el juego a otra idea. No debe ser blanco o negro, debemos acompañar a las mujeres que están en esta situación y yo soy la prueba de que hay otra opción.

    El debate en el Congreso sobre el aborto se realizó con invitados que argumentaron a favor y en contra de la iniciativa que propone legalizar la interrupción voluntaria del embarazo. En la lista de expositores, se encontraba Javier Walter, un juarense que contó su emocionante historia. Contó a la AM990 su fuerte historia de vida.

    “Soy de Ingeniero Juárez. Mi madre biológica, a los 15 años, vuelve embarazada de un viaje a Salta. Su madre le dijo que no lo podía tener. Aparece una persona que le muestra otra solución y ella, valientemente con sus 15 años, decide darme en adopción”, inició diciendo.

    “Mi mamá trabajaba en el Ministerio de Salud y la mandaron a Formosa a hacer un relevamiento. Pasa la noche en un convento de monjas españolas, se entera de la situación, decide adoptarme y traerme a Buenos Aires”, relató emocionado.

    Tiempo después, “me intrigaba mucho a quien me parecía y buscamos contactos para conocer a mi familia biológica”, argumentó. “Fui a Formosa, me recibió el padre Nazar y fuimos hasta Ingeniero Juárez”, contó a la AM990.

    “En el pueblo llegamos a una casa muy humilde, se abre la puerta y la veo, era igual a mí. Me presento, me dijo que se llamaba Clara y nos dimos un abrazo muy cálido. Después aparece una mujer arrugada, se me sienta al lado y me dice ‘yo soy Sara, soy tu abuela. Le quiero pedir perdón a usted’. ¿‘Por qué’?, le pregunto. Y me dice ‘Yo lo quería abortar, quería que no nazca’. Lo primero que hice fue abrazarla y decirle que no tenía que perdonarle nada”, relató emocionado.

    CONGRESO

    En cuanto al pedido en el Congreso, dijo que “se debe abrir el juego a otra idea”. “No debe ser blanco o negro, debemos acompañar a las mujeres que están en esta situación y yo soy la prueba de que hay otra opción”, explicó.

    “Hay que preguntarse qué país queremos. Nosotros somos una sociedad que abraza, del asado en familia de los domingos. De la reunión con amigos. Nosotros no matamos a nadie”, cerró.

    EMOTIVA CARTA

    Infobae publicó una serie de notas sobre el aborto (¿Sí o no? fue el leit motiv), con opiniones de especialistas, científicos, políticos, etc. Entre ellas, Myriam Bregman, abogada del Centro de Profesionales por los Derechos humanos (CeProDH) y el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) tituló su trabajo “Derecho al aborto: una cuestión de salud pública urgente”.

    Ese documento, una vez leído por Javier Walter, inspiró su carta a la abogada Bregman:

    “Estimada Myriam: Quería hacerte llegar mi humilde opinión respecto de tu nota del día de hoy 24/10/2016 en Infobae. Entiendo tu lucha como mujer y política. Entiendo tu necesitad de querer proteger a cientos de mujeres que ponen en riesgo su vida. Agradezco mucho tu preocupación y compromiso, yo personalmente admiro y me saco el sombrero con aquellos que entienden “la política” como herramienta necesaria para mejorar y cuidar la vida de la gente.

    Aprovechando tu compromiso y conocimiento sobre el tema, quería consultarte ya que siempre que escucho debatir sobre esto tan preocupante, en todos los casos solo hay dos alternativas posibles para resolverlo, Aborto SI o Aborto NO, legal o ilegal. Mi inquietud se centra en este debate polarizado, tratándose de mujeres que ponen en riesgo su vida y de derechos humanos, siempre me sorprende que no se hable de alternativas como por ejemplo la de la adopción, habiendo tantas parejas que no pueden tener hijos.

    Seguramente habrán hecho estudios en donde capaz es más traumático para las mujeres dar a luz y entregarlo en adopción, que interrumpir su embarazo poniendo en riesgo su vida y terminando con otra. Me encantaría alguna vez escuchar a alguien hablar de otra opción, como esta. Ojalá alguien alguna vez lo haga.

    Lo digo porque a mí me representaría, es mi experiencia, es lo que yo puedo contarte. A mí me adoptaron en Formosa y me trajeron para Buenos Aires de recién nacido. Siempre supe de mi adopción y con el tiempo tuve la opción de conocer a mi madre biológica y lo hice, la fui a conocer. En ese encuentro, ella con su madre (mi abuela biológica), me contaron de sus intenciones de abortarme ya que mi madre tenía apenas 15 años.

    Yo en ese momento lo único que me salió decirles fue agradecerles por el acto de amor de tenerme y entregarme en adopción. Esas dos sonrisas nunca me las voy a olvidar. No vi ningún trauma en sus caras, solo alegría y alivio por la decisión que habían tomado hace 41 años. Hoy tengo tres hijos divinos y una muy linda familia.

    Ojalá algún día cambie el eje de este debate. Ojalá algún día alguien tome esta bandera y también la haga su lucha. En mi experiencia puedo decir que fue la mejor decisión que pudieron haber tomado, tanto como para ella como para mí…. Gracias”.