CORRIENTES – Dengue: pacientes relataron los síntomas y el control sanitario ante el resultado positivo

En la provincia de Corrientes, hasta ayer había 950 casos de dengue y, en un mes hubo 250 personas más infectadas, es decir, un promedio de 9 diagnósticos nuevos por día. En este contexto, hablaron con El Litoral vecinos de diferentes barrios de la Capital que padecieron la enfermedad vectorial y relataron los síntomas además del seguimiento sanitario que tuvieron ante el resultado positivo.


Los síntomas son similares en los tres testimonios, pero en algunos el cuadro fue más leve que en otros, uno de ellos tuvo que ser internado por formar parte de un grupo de riesgo. Las personas consultadas cambiaron hábitos en sus hogares cómo así también su familia y, el temor que hoy comparten se centra en qué pasaría si volvieran a tener la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti. 


Si bien mencionan que en sus barrios hubo fumigación, también comentaron la falta de limpieza en patios que los mismos vecinos deberían realizar. A la vez, remarcaron la necesidad de mayor información en cuanto a la enfermedad y el seguimiento de los casos luego de que se confirmaran los mismos. 


“El día 18 de abril comencé a tener fiebre -temperatura superior a los 38°- y en ese momento no tuve ningún otro síntoma. En principio, pensé que era dengue porque había mosquitos con las características del Aedes en la zona y entonces llamo al número que publican desde el Gobierno. Me dicen que espere unos días porque no tenía otros síntomas y que tome un medicamento específico. Después comencé a tener dolor en la espalda y detrás de los ojos. Al tercer día con fiebre me salieron manchas en la piel, recién a los diez días -28 de abril- me hago el análisis y al cuarto día me dieron el resultado positivo”, comentó Andrés, de 38 años, quien vive en el barrio Ponce. 


En cuanto a las acciones sanitarias en ese momento, contó que “se realizó fumigación en mi barrio y también en mi trabajo donde habría otra persona con dengue. Ahora nos cuidamos más en mi casa, nos colocamos repelente continuamente y controlo que en mi casa no haya mosquitos”, relató a este diario y agregó que “no me quedó ninguna secuela, en una semana los síntomas desaparecieron, sé que me tocó muy leve la enfermedad, pero que a otros les trata peor”.


Al igual que a otras personas que obtuvieron el resultado, desde el laboratorio encargado de realizar los estudios enviaron recomendaciones a seguir. 


“Vivo solo en un departamento del barrio Sur, pero había ido a ver a mi mamá en el barrio Villa Chiquita. Nunca me colocaba repelente. Cuando comencé a tener los síntomas una amiga me sugiere que llame al teléfono que da el Gobierno. Hubo una buena atención, pero me dijeron primero que podía ser un problema gastrointestinal. Cuando me voy a una clínica a que me atiendan por estos dolores, la doctora me dice que es muy probable que tenga dengue. Con su orden médica voy al laboratorio a realizarme el estudio, estaba muy descompuesto y con fiebre, y ahí me dicen que estaba muy deshidratado. A la semana me dieron el resultado positivo para dengue”, contó a El Litoral Lautaro de 25 años. 


El joven comentó que realizaron fumigación en el lugar donde vive él y también su mamá, donde habría otros casos. “Me dieron las recomendaciones, cómo debo cuidarme y empecé a investigar por mi cuenta qué pasaría si me vuelve a picar el mosquito. Ahora estoy muy bien pero me dediqué a hidratarme y tomar vitaminas”, comentó. 


“Fueron unos seis días con fiebre tuve hasta 39°, sentía mucho dolor muscular. Mi mamá parece que tuvo, pero ella no se realizó el estudio. El resultado de mi análisis y las recomendaciones me enviaron por WhatsApp por este contexto de pandemia. Estuve muy débil pero, como saludable y hago deportes. La preocupación hoy es si me vuelve a picar”, contó el joven a este diario.


Una mujer del barrio Cambá Cuá también relató a El Litoral cómo vivió esta enfermedad, ella estuvo internada en una clínica privada durante cinco días por recomendación de su médica de cabecera, ya que es una persona con diabetes. “Todo comenzó hace cinco semanas atrás, tenía mucho dolor de cabeza y dolor detrás de los ojos, llegué a tener 39.8° de temperatura.

Tengo diabetes y con mi médica nos empezamos a preocupar. Al segundo día de fiebre llamé al número del Gobierno y negaron la posibilidad de que tenga coronavirus, porque no viajé y tampoco estuve en contacto con alguien que sí viajo, pero al tener esta enfermedad crónica nos adelantamos y me tomaron una muestra desde un laboratorio privado”, relató Yassí.


“Estuve internada, me pusieron un mosquitero alrededor porque me dijeron que el contagio se da cuando uno está con fiebre. Los médicos me dijeron que tuve un dengue de libro porque se cumplieron todos los síntomas y el tiempo en que estos signos aparecen. Cuando bajó la fiebre y voy a bañarme noto que tenía en mis piernas y brazos un color borravino, me asusté mucho porque pensé que era algo que tenía que ver con la diabetes pero no fue así, es otro síntoma. Después comenzó la fase de la picazón”, precisó. 


El proceso de la enfermedad en este caso, “duró aproximadamente un mes, tuve también síntomas gastrointestinales, recién esta semana me sentí mejor. Hablan mucho del descacharrado pero considero que deben informar más sobre la enfermedad, por ejemplo, la fase de contagio. También me vio un infectólogo quien me comentó que no debemos usar perfume porque atrae más a los mosquitos. Estuve internada por prevención”, dijo la mujer que vive por calle Rivadavia.


“Ahora vivo con temor, estoy todo el tiempo con repelente y tiramos veneno en mi casa. También cortamos todas las plantas que teníamos en el patio. Hubo fumigación en el barrio. Hay vecinos que no tienen su patio limpio, tenemos varios casos sólo en esta cuadra”, comentó a El Litoral. 


Entre las recomendaciones se encuentran: usar repelente cada dos horas, tomar al menos 4 litros de agua -no gaseosas-, hacer uso de mosquiteros, evitar acumulación de agua, entre otros. (CS)