CORONAVIRUS. Temen por los indígenas colombianos

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) alertó del contagio de un aborigen con coronavirus miembro de una comunidad hacinada ubicada en el noroeste del país y urgió por ayuda para evitar una “tragedia” dentro de los pueblos originarios.

ONIC estableció desde la víspera, en el inicio de la cuarentena nacional, un “plan de contingencia” y un monitoreo dentro de los cabildos y comunidades indígenas para estar alerta ante la pandemia.

En el marco de esa supervisión se enteraron del contagio de un aborigen del pueblo yukca, originario de Venezuela, que se encuentra hacinado en un barrio marginal de la ciudad fronteriza de Cúcuta.

El temor de la Organización es que la persona diagnostica pueda contagiar al resto de la comunidad, compuesta por 174 individuos, y se generé una “situación compleja” y “grave”.

“Estamos solicitando del gobierno todas las medidas encaminadas a prevenir que se siga propagando el Covid-19 en esta comunidad”, aseguró Luis Fernando Arias, consejero mayor de la ONIC.

Recordó que el país tiene 115 pueblos aborígenes y un total de 2.035.000 indígenas, muchos de los cuales están en regiones apartadas donde hay precariedad en la atención en salud o en zonas altamente pobladas donde el riesgo de un contagio masivo es alto.

“Esta enfermedad de seguirse propagando en los territorios indígenas sería una tragedia para nosotros”, advirtió Arias.

La Organización que los agrupa advirtió al gobierno y tocó las puertas de ACNUR y del Instituto Nacional de Salud (INS) para ayudar a los yukca.

“Hemos hablado con el Misterio del Interior, con el INS de Norte de Santander, con ACNUR y otras instituciones para que ellos puedan tomar las medidas conducente a prevenir que esto se siga propagando y atender a las personas infectadas”, precisó Arias.

Sostuvo que las comunidades indígenas decidieron cerrar sus territorios para el ingreso de personas y a pesar de confiar en la medicina tradicional, admitió que quienes resulten infectados debe ser tratados por el sistema de salud del país.

“Desde la medicina propia hacemos esfuerzos para prevenir el contagio a partir del conocimiento sobre las plantas, pero en materia de atención requerimos la ayuda del Estado”, recalcó.

El Ministerio de Salud admitió que tanto los pueblos indígenas como los raizales y afro-descendiente son poblaciones vulnerables frente a las circunstancias de salubridad actuales, de manera que le recalcó a las autoridades regionales planes particulares para la atención de estos grupos.

A los indígenas les recomendó mantenerse en aislamiento total, cerrar sus territorios, impedir el ingreso a sus resguardos de externos y evitar reuniones comunales.