CORONAVIRUS. La tragedia anidó en los geriátricos españoles

Una de cada diez víctimas mortales por coronavirus en España es un anciano fallecido en una residencia. De las 4.089 muertes registradas por coronavirus en España se han contabilizado hasta hoy 397 muertes de ancianos en residencias.

Además, hasta medio millar de trabajadores de residencias estarían contagiados, y cientos mas en cuarentena.

En España hay alrededor de 6.000 residencias, la mayoría privadas, con unos 390.000 usuarios. El pasado 5 de marzo el ministerio de Sanidad recomendó a las residencias que restringieran las visitas, pero en cada región se actuó de forma distinta.

Actualmente están prohibidas las visitas. La falta de equipos de protección y de tests han sido clave en la propagación del virus en las residencias. Esta situación llevó hace días al ministerio de Defensa a ordenar la desinfección por parte de la Unidad militar de emergencias de las residencias, tarea que llevan a cabo cada día.

Además, se está evitando llevar a los ancianos enfermos de coronavirus desde las residencias a hospitales. Así figura en una guía ética de la Comunidad (gobierno regional) de Madrid, que pide que para evitar el colapso del sistema los hospitales rechacen las peticiones de ambulancia para enfermos terminales o grandes dependientes. Algunas residencias han sido medicalizadas y en otros casos se ha optado por trasladar a los ancianos a hospederías.

Algunos gobiernos regionales, como el de Cantabria y Cataluña, aconsejaron a los familiares de los ancianos llevarlos a sus casas. En La Línea de Concepción (Cádiz) varios jóvenes lanzaron pedradas contra una caravana de ambulancias que trasladaban a 28 ancianos enfermos de coronavirus a una residencia procedentes del municipio cercano de Alcalá del Valle.

Los jóvenes incluso interpusieron un vehículo en el camino para tratar de impedir que las ambulancias llegaran a su destino, y posteriormente fueron detenidos por la policía.