CORONAVIRUS. En Italia, penas más duras a los desobedientes

El Consejo de ministros de Italia aprobó hoy un decreto ley que introduce sanciones más duras para quien viole las normas que impuso el gobierno para prevenir el contagio del coronavirus, que ha hecho estragos en el país.

La multa para quien no cumpla con las reglas subirá “de 400 a 3.000 euros”, dijo el premier Giuseppe Conte en una conferencia de prensa en el Palazzo Chigi.

“Hemos deliberado la adopción de un decreto ley que reordena la disciplina incluso de las medidas que estamos adoptando en esta fase. Nuestra estructura no preveía una emergencia de este tipo”, amplió.

Además, explicó que con el decreto ley “hemos reglamentado más puntualmente y en modo más transparente las relaciones entre las actividades del gobierno y del Parlamento. Prevemos que cada iniciativa sea transmitida a los presidentes de las cámaras y que yo vaya a informar en 15 días”.

Por otra parte, Conte se refirió a los trascendidos acerca de una eventual emergencia hasta el próximo 31 de julio.

“Se creó una discusión sobre el hecho de que la emergencia se prorrogará hasta el 31 de julio: nada de eso es verdad, por supuesto que no. A finales de febrero hemos deliberado el estado de emergencia nacional, un instante después de que la OMS decretara la emergencia de epidemia global”, declaró el premier.

Sin embargo, que la emergencia haya sido declarada hasta el próximo 31 de julio “no significa que las medidas restrictivas sean prorrogadas hasta” esa fecha, prosiguió Conte.

“Estamos listos en cualquier momento y esperamos muy pronto aliviar el control de las medidas restrictivas y superarlas”, dijo Conte.

Por otra parte, Conte aseguró que, “hasta ahora siempre hemos seguido las indicaciones del comité científico técnico, siempre hemos seguido sus indicaciones y nunca las hemos ignorado”. “Continuaremos haciéndolo, en este momento no hay razón para cambiar nuestra forma de contar a las personas infectadas y proceder a las pruebas”, apuntó.

“Tenemos una línea de máximo rigor y máxima transparencia”, añadió.

En ese contexto, el presidente italiano, Sergio Mattarella, recordó hoy la masacre de las Fosas Ardeatinas, acontecida el 24 de marzo de 1944, como “una de las páginas más dolorosas de la historia reciente” de Italia.

“Los valores del respeto a la vida y la solidaridad que nos obligan en este período, signado por una grave emergencia sanitaria, refuerzan el deber de rendir homenaje a aquellos muertos inocentes”, dijo Mattarella en un comunicado por el 76o. aniversario de la masacre, tras la cual renació una Italia unida.

“La misma unidad que se nos requiere hoy, en un momento difícil para toda la comunidad”, afirmó el presidente.

Conte subrayó que de esta emergencia solo se saldrá “todos juntos”, cumpliendo cada uno con su parte. “Si todos lo hacemos podremos salir cuanto antes de esta emergencia”, resaltó.

El primer ministro se ha mostrado “convencido” de que esta “prueba nos hará mejores” porque permite “reflexionar” sobre la vida y la escala de valores, y, con eso, obtener lecciones”.