Córdoba: sin candidato propio, Mauricio Macri habilita una interna abierta de Cambiemos

Están en carrera Mestre, Negri, Juez y Baldassi, pero ninguno termina de seducir al Presidente. Buscan apurar definiciones ante la casi segura decisión del gobernador Schiaretti de anticipar los comicios provinciales.

Paradojas de Cambiemos. En Córdoba, el distrito que le aseguró el triunfo en el balotaje de 2015 y donde instaló el mito de imbatible, Mauricio Macri no tiene un candidato firme para poner en jaque al peronismo, que lleva casi dos décadas en el poder. En realidad, son bastante más de uno los que se anotaron en la carrera a gobernador para e año próximo. Pero al Presidente, por el momento, no lo convence ninguno. Y para evitar que el “dedazo” provoque un estallido entre los socios de Cambiemos, dio un guiño para que se explore la realización de una interna abierta.

Se trata de un método hasta ahora inédito en la coalición oficialista y que se remonta a los duelos Chacho-Bordón y De la Rúa-Fernández Meijide: una votación no obligatoria en la que pueden participar todos los ciudadanos, excepto los afiliados a otros partidos. Es que en Córdoba no hay PASO para seleccionar candidatos locales, como sucede en otras provincias, y la mesa política del oficialismo piensa habilitar ese mecanismo donde no exista acuerdo para armar las listas.

El flamante director nacional de Capacitación Política, Luis Juez, fue el último en sumarse a la grilla de pretendientes a desplazar al PJ cordobés del poder. Ya figuraban en la lista los radicales Ramón Mestre -intendente de la capital- y Mario Negri -jefe del interbloque de diputados-, además del macrista Héctor Baldassi,ex árbitro de fútbol y reelecto como diputado en octubre.

El cuarteto se reunió por primera vez el miércoles pasado “para la foto”, en Marcos Juárez, a instancias del ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Fue una muestra de que cuentan con la bendición de la Casa Rosada para lanzarse a recorrer la provincia con el cartelito de candidatos. Puede que no sean los únicos.

Quienes manejan la estructura provincial del PRO piensan en una alternativa a Baldassi: dicen que no encuadra con la imagen de “gestión” que pide Macri. Este sector responde al jefe de los diputados, Nicolás Massot, y no por casualidad el ex intendente de Jesús María, Gabriel Frizza, también apareció en el acto de Marcos Juárez. Además, en el Gabinete hay dos cordobeses, Oscar Aguad (ministro de Defensa) y Gustavo Santos (de Turismo), que -según dicen en la Rosada- el Presidente mantiene por ahora “en reserva”.

Juan Schiaretti también estuvo en el acto de Marcos Juárez. La lectura que hace en Cambiemos es que la Rosada salió a mostrar a sus candidatos para disipar la idea de un eventual acuerdo con el peronismo dialoguista que gira en torno al gobernador. “Macri va a apoyar al candidato de Cambiemos”, aseguran en Gobierno.

Aunque Schiaretti aún no lo dijo, en Cambiemos dan por seguro que buscará la reelección. Y la carta que el gobernador guarda en su manga es la fecha de la elección. Todo indica que adelantará los comicios para impedir el arrastre de la boleta presidencial de Macri y que los convocará para la segunda quincena de junio.

En ese caso, las listas deberán estar en abril de 2019 y los socios de Cambiemos admiten que eso los obliga a apurar las definiciones. La mayoría habla de convocar a internas para marzo, pero hay quien cree que la fórmula tiene que estar a fines de este año, para evitar una interna desgastante durante el verano.

“Después del Mundial empezamos a armar la interna”,comentan los referentes cordobeses del macrismo y de la UCR. Tienen otra coincidencia. “El problema es la interna de ellos”, repiten unos y otros para justificar las dificultades de frenar la interna. Los del PRO le apuntan a la competencia Negri-Mestre. Los radicales, a la que protagoniza Baldassi con la estructura provincial de su partido. Jue parece jugar allí con el guiño de Frigerio.

Con todo, nadie descarta la hipótesis de un acuerdo de último momento. En el PRO conceden que los candidatos radicales tiene más peso en la provincia. Y si uno de ellos encabeza la fórmula reclamarían colar al vice (¿Baldassi?) y al aspirante a la intendencia de la capital, otro cargo dispuitado. Como Mestre no puede reelegir, tendría chances su vice, el macrista Felipe Lábaque, presidente del club Atenas. De ser así, Macri debería contener a Aguad, que juega a fondo para colar en la capital a su yerno, Rodrigo de Loredo, recién eyectado de Arsat por el decreto que purgó a los familiares.