Cómo aliviar el dolor de espalda rápido

El dolor de espaldas es uno de los dolores más comunes de la humanidad. Estar de pie nos obliga a tener la espalda erguida. El dolor de espalda procede de la bipedestación ya que estar de pie fuerza al ser humano a tener la espalda erguida.
En los dolores de espalda suelen intervenir tres orígenes: contracturas, ligamentos posteriores del sacro y problemas de cadera. Para la doctora María Isabel Heraso, jefa de servicio de la Unidad del Dolor del Hospital San Francisco de Asís de Madrid, las emociones son el principal origen de los problemas de espalda.
Para la especialista, autora de Vivir bien sin dolor de espalda, se puede hablar de un ‘triángulo del dolor’ en el que intervienen las alteraciones del ánimo (desánimo, animosidad), la mente (pensamientos tóxicos: ansiedad, miedo o estrés) y físicas (dolor y enfermedad) que lleva a una combinación física y emocional.

Qué hacer cuando el dolor comienza

La doctora Heraso señala los aspectos más importantes a tener en cuenta cuando el dolor de espalda empieza a hacer acto de presencia en nuestras vidas:

Aunque sea un dolor leve o una pequeña lumbalgia no hay que dejarlo pasar: si no se solucionan las causas que lo han motivado el dolor seguirá presentándose y probablemente empeorará, considera la especialista.

Entender el dolor como una llamada de atención ante posibles problemas: el cuerpo emplea un lenguaje no verbal para avisarnos de que algo no va bien en nuestras vidas, apunta la doctora.

Es saludable realizar un autoanálisis profundo: el estrés en la vida personal y laboral y los desajustes emocionales pasan factura, apunta la doctora.

Buscar el diagnóstico diferencial: Heraso recomienda acudir en un principio a un fisioterapeuta o a un osteópata antes que acudir a la consulta de un traumatólogo o un neurocirujano.

Realizar ejercicio físico: aunque no todo el mundo puede hacer natación, uno de los deportes más beneficiosos para la espalda, sí existen ejercicios que nos pueden ayudar.

Resistirse a la operación: según señala la doctora, una vez que se pasa por la operación se puede generar fibrosis postquirúrgica por la cicatrización interior y aparecer un nuevo tipo de dolor.