COMERCIO. EEUU negocia aranceles con Unión Europea

El presidente Donald Trump abre las negociaciones con Europa sobre los aranceles, pero pide a Bruselas un compromiso concreto para rever muchas de las medidas que para el magnate dañan a los emprendedores, agricultores y criadores estadounidense.

 

“Primero eliminen sus aranceles”, sostiene Trump, para luego asegurar que solo así el Viejo Continente podrá ser exento de los controles sobre las importaciones de acero y aluminio anunciado por la Casa Blanca, como ya decidió para países aliados como Canadá, México y Australia.

 

Además podrá evitar una nueva ofensiva en sectores como el automotriz, que pondría en crisis sobre todo a Alemania.

 

Será el ministro de Comercio, Wilbur Ross, en tratar con los europeos, en una serie de encuentros que deberían comenzar en los próximos días, probablemente la próxima semana.

 

Washington -come explicó el mismo Trump en su cuenta de Twitter- pedirá a Bruselas renunciar al uso masivo de aranceles, barreras y prohibiciones hacia muchos bienes “hechos en Estados Unidos, como automóviles, productos agrícolas modificados genéticamente, carnes bovinas con hormonas y otros.

 

Todas cuestiones ya puestas en la mesa y que deberían encontrar una solución en el Transatlantic Trade and Investment Partnerhip (Ttip), aquel acuerdo de libre intercambio que Bruselas estaba tratando con el gobierno de Barack Obama y que ahora terminó en el ático. Al menos por ahora.

 

No hay mucho tiempo, porque el presidente estadounidense firmó la entrada en vigor de los aranceles sobre el aluminio y el acero para el próximo 23 de marzo.