COLOMBIA. Primer general que se acoge a justicia de paz

El general retirado Henry William Torres Escalante se convirtió hoy en el primer alto oficial del Ejército colombiano en someterse a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

 

El militar está inmerso en una causa judicial por la muerte de dos campesinos en 2007, mientras era comandante de la Brigada XVI del Ejército en Casanare, departamento en centroeste del país.

 

El 28 de marzo de 2016, apenas cinco días después de salir del Ejército por orden presidencial, el general fue detenido por orden de la Fiscalía, que investigaba el asesinato de los dos labriegos, presentados luego como supuestos guerrilleros, en lo que se ha dado en llamar “falsos positivos” o crímenes extrajudiciales.

 

Por ese caso, terminó involucrado un teniente, que pertenecía a esa misma Brigada y quien confesó a las autoridades que Torres Escalante estaba al tanto los hechos que ocurrían en su jurisdicción.

 

Tras firmar que se acogía a la JEP, el oficial dijo al Tribunal que “ni di órdenes, ni ordené ninguna muerte”, citado por Revista Semana.

 

Sin embargo, admitió que los hechos “fueron cometidos por la Brigada que dirigía sin que yo tuviera conocimiento. Por eso, quiero pedir perdón a las víctimas por los daños causados y con la esperanza de que esto no vuelva a suceder”.

 

Quienes se acojan a la Jurisdicción Especial para la Paz están obligados a confesar sus crímenes, a reparar a su víctimas y a no volver a incurrir en actos similares, a cambio de rebajas sustanciales de sus penas, incluidos encarcelamientos en prisiones especiales.

 

“Estoy en la JEP porque considero que en la justicia ordinaria no hay las garantías necesarias para defender mis derechos”, añadió el oficial, recluido en una base militar en Bogotá.

 

La JEP dijo en un comunicado que “a la fecha 2.159 miembros de la Fuerza Pública se han presentado” ante esa jurisdicción. De ese total, 2.019 pertenecen al Ejército, 34 ala Policía y 16 ala Armada Nacional.