COLOMBIA. 5 a√Īos de un pacto de paz anhelado y criticado

Cinco a√Īos despu√©s de la firma del acuerdo de paz, los optimismos son prudentes, los reclamos persisten y las expectativas sobre el futuro siguen intactas.

As√≠ qued√≥ plasmado este mi√©rcoles, tras la conmemoraci√≥n de la firma del acuerdo entre el gobierno del entonces presidente, Juan Manuel Santos, y el grupo guerrillero FARC, luego de los cambios al texto original que le impuso el “NO” en el plebiscito de la paz.

Para tomar parte de la conmemoración llegó al país, desde el lunes pasado, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, quien hoy se reunió con los protagonistas del tratado de pacificación en las instalaciones de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Junto a Guterres estuvo el actual presidente, Iv√°n Duque, su antecesor Santos y quien fuera el m√°ximo jefe militar y pol√≠tico de las desaparecidas FARC, Rodrigo Londo√Īo “Timochenko”, ahora convertido en director del Partido Comunes.

También estuvieron presentes miembros de la comunidad internacional, funcionarios y otros actores de la negociación y la firma del tratado de paz.

Además de representantes de las víctimas de medio siglo del conflicto armado interno, que abrieron la ceremonia con sendos discursos.

Diana Sof√≠a Mart√≠nez, hija de Edwin Ra√ļl Mart√≠nez secuestrado hace 20 a√Īos por las FARC y quien se autoreconoci√≥ como “mujer buscadora”, demand√≥ empat√≠a y eficacia social y pol√≠tica.

“A los miembros de las FARC y a funcionarios y pol√≠ticos en general mayor diligencia y voluntad para la implementaci√≥n (del acuerdo de paz, NDR), pero en especial para la b√ļsqueda” de los desaparecidos, reclam√≥ Mart√≠nez.

Sostuvo que ya es “suficiente” de tanta “burocracia” e “ineficiencia” del Estado frente a las personas que buscan informaci√≥n y datos sobre sus parientes desaparecidos.

D√©bora Barros, una lideresa ind√≠gena v√≠ctima de la violencia, destac√≥ que pese a las “dificultades” el proceso de paz “se ha mantenido” y al igual que Mart√≠nez reclam√≥ por la ubicaci√≥n de los “desaparecidos”.