Claves para prevenir el dengue y cómo diferenciar sus síntomas de los de coronavirus

Según el último Boletín de Vigilancia Epidemiológica publicado por el Ministerio de Salud de la Nación, en 2020 se registraron casi 60 mil casos de dengue: es la cifra más alta en la historia del país, provocada por un brote que se diversificó por la geografía del país, además de haberse prolongado en el tiempo durante la temporada 2019-2020.

Esta situación coincide con la pandemia por COVID-19, donde la vigilancia epidemiológica se ve centrada en ese virus y cuyos síntomas, en muchos casos, coinciden con los del dengue. Es por eso que las autoridades sanitarias resaltan la importancia de estar alertas, con el claro objetivo de detectar oportunamente la circulación del virus del dengue en el territorio nacional. En este año, la misma alcanzó a 18 provincias con casos autóctonos.

Como un aporte para la lucha contra estas epidemias, Pan American Energy (PAE) -empresa de energía global líder en Argentina y la región- viene trabajando desde 2009 en un Programa de Vigilancia y Control del Aedes aegypti para disminuir el riesgo de transmisión del dengue, zika y chikunguña en Tartagal, provincia de Salta, ciudad ubicada en una región de alto riesgo epidemiológico. Para lograrlo, la compañía trabaja articuladamente junto a la Fundación Mundo Sano, la Municipalidad de Tartagal, el Hospital Juan Domingo Perón y la Coordinación Nacional de Vectores – Delegación NOA.

El programa se desarrolla de manera continua e ininterrumpida durante todo el año. Consta de recorridas y visitas domiciliarias, monitoreo sistemático de recipientes y criaderos, descacharrados barriales, control de focos, recolección de material biológico para investigación que permita reducir al mínimo la utilización de insecticidas, talleres escolares, campañas de divulgación y concientización en la comunidad.

tes sanitarios para las campañas de descacharrado y para los monitoreos”, dice Agustina Zenarruza, gerente de Sustentabilidad de Pan American Energy.

“En la Fundación Mundo Sano trabajamos para prevenir nuevos casos de dengue y otras virosis transmitidas por mosquitos, enfermedades para las que no existen tratamientos específicos. La particularidad que tenemos es que nuestro trabajo siempre se da, por un lado, de la mano de socios estratégicos como PAE, que son muy importantes. Y también, muy fundamental, lo hacemos de la mano de las autoridades que tienen responsabilidad sobre las políticas sanitarias, en todos los niveles: gobiernos nacionales, de provincias y municipios. También tenemos vinculación con los organismos supranacionales, como la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud”, explica Marcelo Abril, director de la Fundación Mundo Sano, uno de los actores fundamentales en este programa.

Puntualmente y con respecto a la participación de Fundación Mundo Sano en este programa, Abril recuerda que PAE “nos convocó para trabajar en Tartagal, que pasaba por un momento crítico: entre 2008 y 2009 habían tenido un pico de casos de dengue y, a la vez, ocurrió un trágico alud. Desde que llegamos con PAE, en septiembre de 2009, hasta hoy, desarrollamos un programa integral, que hoy en día es mucho más completo que el trabajo que iniciamos hace más de 10 años”.

El primer acercamiento de Mundo Sano en el programa, fueron las rondas de charlas con los actores locales de la mano de PAE. Allí se encontraron con que había mucha preocupación, porque la comunidad estaba muy golpeada, pero a la vez muy movilizada por lograr un cambio.

Síntomas del dengue y del coronavirus

Los virus transmitidos por el mosquito Aedes aegypti -dengue, chikungunya y zika- concentran la atención de las áreas de salud pública en las provincias del norte argentino, que presentan condiciones favorables para el desarrollo de brotes epidémicos estacionales.
Los responsables de salud advierten asimismo sobre la necesidad de reforzar las acciones de prevención y control durante todo el año, incluso en períodos interbrote, dado que los huevos del mosquito vector permanecen latentes durante el invierno.

Como este año, tanto el dengue como el coronavirus se pueden estar transmitiendo simultáneamente, las autoridades sanitarias recomendaron que, mientras persista la pandemia, los médicos que trabajen en áreas donde el dengue es endémico consideren tanto a esa enfermedad como al coronavirus como diagnósticos posibles al presentarse cuadros febriles..

Algunos síntomas iniciales del dengue y el coronavirus suelen confundirse. Es por eso que el uso de pruebas específicas de laboratorio virológico resulta clave para un diagnóstico preciso ante la circulación conjunta de ambos virus. En el caso del dengue, esta enfermedad viral no se contagia de persona a persona, sino que se transmite a través del mosquito Aedes aegypti que, al picar a una persona infectada, incorpora el virus y es capaz de transmitirlo a otras personas sanas. Los síntomas aparecen tras un período de incubación de 3 a 12 días luego de la picadura del mosquito.

“Desde el inicio del programa y con la certeza de que este tipo de enfermedades se combaten a través de la difusión de información, se realizaron campañas de concientización dirigidas a la comunidad para incrementar las medidas preventivas frente al avance del vector”.
Agustina Zenarruza, gerente de Sustentabilidad de Pan American Energy.

“Nuestros programas apuntan a tener resultados positivos que redundan en beneficios para la comunidad donde se llevan a cabo. Y lo hacemos con diseño técnico-científico, que nos permite también hacer producción científica. Esto significa que las experiencias no solamente benefician a la comunidad del lugar donde se llevó a cabo esa actividad, sino que ese conocimiento y ese aprendizaje, es compartido con cualquier otra comunidad del mundo que tenga la misma problemática”.
Marcelo Abril, director de la Fundación Mundo Sano.

Resultados del trabajo colaborativo

En más de diez años de trabajo, con la implementación del programa, se logró una significativa reducción del riesgo epidemiológico en Tartagal hasta situarlo en el rango de bajo-moderado. Antes de su implementación en 2009, Tartagal sumaba más del 40% de los casos en Salta, y en 2019 registró solo el 5,36%. Además, se logró realizar más de 770 bloqueos de focos y reducir en un 82% la aplicación de plaguicidas químicos contaminantes para el medio ambiente.

Una muestra de esta evolución, se vio reflejada en los análisis de situación para aplicar mejor las herramientas: “Una vez que tuvimos bien caracterizada como era la dinámica de condiciones ambientales y abundancia de mosquitos en Tartagal, pudimos reducir la aplicación de larvicidas. Hay momentos del año en que lo suspendemos porque su aplicación no hace diferencia desde el punto de vista del control vectorial, y de esta forma, hacemos un uso adecuado de una herramienta que es muy útil, pero que debe usarse a conciencia, tanto para evitar la aparición del fenómeno de resistencia a insecticidas de los mosquitos, como por el cuidado del medio ambiente”, explica Marcelo Abril.

A su vez, en los últimos años se observa un incremento en el número de casos en ciudades grandes del país, como Buenos Aires, Córdoba y Rosario. Por ello, es importante tener en cuenta que el Aedes aegypti es un mosquito adaptado a las condiciones urbanas, por lo que el dengue es un problema netamente urbano, que no solo se da en el norte del país.

Más allá de reforzar con campañas de información, otra cuestión a tener en cuenta es que si una persona tiene un síntoma compatible con los del dengue, tiene que avisar de inmediato y contactarse con el sistema de salud. Es necesario dar aviso rápidamente de que existe un cuadro febril. “Una cosa que ocurre con frecuencia es que cuando aparece fiebre, muchas personas simplemente se acuestan a esperar que baje y dejan pasar dos o tres días. En ese lapso puede ocurrir que te pique otro mosquito y ahí está haciendo un punto de difusión de dengue en su barrio”, explica Abril.

Por último, y teniendo esta temporada particular, resalta que “en este verano vamos a tener el solapamiento de la circulación del coronavirus, el dengue y otros virus transmitidos por mosquitos. Hoy más que nunca, la recomendación para quien tenga algún síntoma es comunicarse con el sistema de salud”.