Claves para preservar la fertilidad en tiempos de la COVID

La COVID-19 ha llevado a segundo plano muchas cuestiones, antes fundamentales, como la fertilidad y el deseo de tener un hijo, aplazado en muchos casos por la pandemia. El problema es que, para muchas parejas, el tiempo corre en contra y no saben qué tienen que hacer.

En un estudio publicado en la revista cient√≠fica Journal of Fertility Preservation, el doctor Jan Tesarik y la doctora Raquel Mendoza-Tesarik, directores de la cl√≠nica MARGen de Granada en Espa√Īa, analizan la informaci√≥n disponible sobre los efectos de la COVID-19 en la fertilidad masculina y femenina.

Siendo siempre cautos y analizando la condici√≥n actual de cada pareja, seg√ļn los autores, existen dos opciones principales para preservar la fertilidad. La primera es recurrir a tratamientos medicamentosos in vivo. La segunda, criopreservar los espermatozoides, los √≥vulos o los embriones para utilizarlos en el futuro, una vez pase la pandemia. ‚ÄúLa elecci√≥n de una u otra -se√Īalan- depender√° de la situaci√≥n individual de cada pareja‚ÄĚ.

En general, un tratamiento medicamentoso in vivo, con una combinaci√≥n de melatonina y vitamina D, es suficiente para la mayor√≠a de las parejas j√≥venes sin ninguna patolog√≠a reproductiva detectada previamente. La vitamina D aumenta la defensa inmune contra los virus en general, mientras que la melatonina act√ļa como un inmunomodulador, reorientando una reacci√≥n ‚Äėciega‚Äô, indiscriminadamente destructiva y potencialmente peligrosa contra una eventual infecci√≥n viral hac√≠a una respuesta ‚Äėinteligente‚Äô y espec√≠fica, potenciando la eliminaci√≥n precisa del pat√≥geno. La dosis de vitamina D debe ser la necesaria para mantener su concentraci√≥n en la sangre por encima de 30 ng/ml. En cuanto a la melatonina, una dosis diaria de 5-6 mg, tomada en una sola vez por la noche antes de dormir, ofrece una protecci√≥n suficiente.

La preservaci√≥n de fertilidad in vitro, mediante la criopreservaci√≥n de espermatozoides, √≥vulos u embriones, es una soluci√≥n m√°s radical pero tambi√©n m√°s costosa y complicada. Por eso se debe reservar para casos bien definidos, seg√ļn criterios m√©dicos aplicados a cada pareja en funci√≥n de su condici√≥n actual.

El efecto de la eventual infección con COVID-19 sobre la fertilidad masculina y femenina, a medio y largo plazo, es imprevisible, aunque el virus no puede infectar directamente los espermatozoides y los óvulos y así transmitir la infección a la descendencia. Sin embargo, si puede afectar a otras células de los testículos y de los ovarios y perturbar indirectamente su función en el desarrollo de los espermatozoides y de los óvulos.

‚ÄúNo hay que olvidar -se√Īalan los cient√≠ficos granadinos- que las limitaciones de movilidad durante la pandemia han evitado o retrasado tratamientos de reproducci√≥n que, en los casos m√°s complejos, pueden tener consecuencias irreparables‚ÄĚ.

La estrategia óptima de cada pareja tiene que ser evaluada por un equipo especializado, teniendo en cuenta todos los parámetros de las causas de infertilidad. En los hombres afectados por la COVID-19, se recomienda un espermiograma, que debe repetirse en caso de anomalías. Si se observa una degradación evidente de la calidad y cantidad de los espermatozoides, se recomienda la criopreservación de una muestra de semen.

Por su parte, la criopreservaci√≥n de los √≥vulos y embriones es m√°s molesta y costosa y deber√≠a quedar reservada para las mujeres de edades avanzadas y con se√Īales evidentes del deterioro de su funci√≥n ov√°rica. (Fuente: MARGen)

https://noticiasdelaciencia.com/art/41512/claves-para-preservar-la-fertilidad-en-tiempos-de-la-covid