CHILE. Contra reloj, parlamento urge acuerdos

Los parlamentarios con sus partidos políticos aceleraron en las últimas horas las negociaciones para alcanzar un acuerdo hoy o mañana que les permita canalizar las demandas de las protestas callejeras, que claman por una nueva Constitución.

 

Ante la falta de conducción de parte del presidente Sebastián Piñera, con mensajes desde La Moneda donde no dice nada y deja amplio margen para la especulación, sumado a la escalada de violencia en las manifestaciones, el Parlamento decidió a acelerar las conversaciones.

 

“Estamos sobregirados en el tiempo. Creo que esto tiene que ser hoy o mañana a más tardar y espero que los violentos, que van a seguir intentando derribar la democracia no lo logren, lleguemos a acuerdo rápido”, exhortó el diputado Mario desbordes, presidente de Renovación Nacional, la fuerza más votada del oficialismo.

 

“Aquí tiene que haber reformas sociales potentes, tiene que haber también una agenda de orden público, tenemos que darle una señal a estos señores que están incendiando y saqueando como si estuviéramos en el ‘far west'”, dijo a radio Cooperativa.

 

“Y lo tercero es un itinerario constitucional que deje conforme a todos, a la mayor cantidad de gente posible, de manera de que tengamos un horizonte claro respecto a cuándo habría una nueva Constitución y que ese proceso pase por conversar con la ciudadanía, por escuchar a la ciudadanía y porque finalmente la ciudadanía, al término del proceso, sea la que ratifique o no todo lo obrado”, expresó Desbordes.

 

El diputado pidió que “trincheras y dogmas debieran estar fuera de toda posibilidad, pero por Dios que cuesta, no estamos a la altura en este momento, ojalá que eso cambie”, y lamentó que “la UDI -la segunda fuerzas más importante en el gobierno- hace una exigencia que es evidente que no la puede cumplir la oposición con la que hay que dialogar”, en alusión a que el gremialismo condicionó su disposición al diálogo al cese de la violencia.

 

Desde la oposición, la Democracia Cristiana (DC) acogió de inmediato el llamado del timonel de RN. El presidente de la DC, Fuad Chahín, coincidió que se “acabó el tiempo” y “vamos a cobrar la palabra al Presidente (Sebastián Piñera) en el sentido de alcanzar los acuerdos nacionales para alcanzar la paz y hacer los cambios que nuestro país necesita” A juicio de Chahín, “el más trascendental es una nueva Constitución política, que sea capaz de interpretar los sueños y anhelos que nuestro país requiere. Se acabó el tiempo y la DC va a trabajar intensamente para lograr un acuerdo en las próximas 24 horas, para demostrar al país que somos capaces de canalizar sus demandas”.

 

Compartió también que “todos tenemos que poner y ceder nuestras posturas, lo relevante es alcanzar las mayorías que nos permitan llegar a una nueva Constitución. Desde la oposición vamos a intensificar todas las conversaciones necesarias”. El jefe de bancada DC, Gabriel Ascencio señaló que “nosotros recogemos el guante como partido y con el resto de la oposición, estamos disponibles para ese acuerdo aquí y ahora. Chile demanda y exige que nos pongamos de acuerdo”. Desde el Senado también hubo coincidencias, y el senador Ricardo Lagos Weber, dijo que “los tiempos comienzan a agotarse”.

 

“Tenemos la responsabilidad de acordar una salida institucional. Son millones de compatriotas que nos exigen que estemos a la altura de la grave crisis social que nos afecta”, relevó Lagos Weber.

 

El senador RN, Francisco Chahuán, comprometió que “lideraremos desde el Congreso la búsqueda de un acuerdo amplio que permita marginar y condenar la violencia, generando un acuerdo social y político. Hay que defender el estado de derecho, privilegiando siempre el diálogo, con todas las herramientas que entrega la ley. El momento de la acción llegó”.

 

Desde ya, la Asociación Chilena de Municipalidades fijo el 7 de diciembre como fecha de la consulta ciudadana para pronunciarse si se quiere o no una nueva Constitución. Pero concejales le pidieron que además incluyera el mecanismo para llegar a una nueva Carta Fundamental.