Centurión llegó tarde al entrenamiento con la Reserva de Racing

Mientras Racing se prepara para jugar un partido determinante este sábado ante Independiente en el clásico de Avellaneda, la noticia del viernes en la Academia otra vez la dio Ricardo Centurión
El mediocampista, separado del plantel profesional por el desplante a Eduardo Coudet en la cancha de River, llegó tarde al entrenamiento de la Reserva y su futuro en el club es cada vez más complicado.
Los jugadores de la Reserva estaban citados para las 8 en el predio Tita Mattiussi para comenzar 8.30 con la práctica. Pero Centurión arribó al lugar a las 9.05. Por el momento se desconocen las causas de su llegada tarde.
En tanto, aparecieron frente a la cancha de Racing dos pasacalles en apoyo al futbolista y contra el presidente, Víctor Blanco, y Coudet, a quienes le cuestionan la determinación de apartar a Centurión. Esta semana se había reflotado el interés de Godoy Cruz de contratar al jugador a préstamo para jugar la Copa Libertadores.
La solución más viable para los dirigentes de Racing siempre fue la de Godoy Cruz. La intención del manager Diego Milito era provocar la reconciliación de Eduardo Coudet con Centurión, pero el Chacho sigue firme en su postura. Ni siquiera hubo diálogo posible. “Conmigo no juega más”, repitió el DT. Entonces se reactivó la posibilidad de prestarlo sin cargo y sin opción al elenco mendocino.
El debut de Godoy Cruz en la Libertadores será el 5 de marzo de local ante Olimpia de Paraguay. En caso de llegar, Centurión solamente estaría habilitado para disputar el torneo internacional.
En este escenario, el mediocampista realizó esta semana un video en vivo desde su cuenta de Instagram a través del cual interactuó con sus seguidores y habló de la posible salida. “¿Venís al Tomba?”, leyó. “Estoy reservado”, contestó.
El martes Centurión se presentó en la práctica vespertina del plantel profesional, tras el buen triunfo contra Godoy Cruz. Fue a saludar a sus compañeros y trascendió que tenía la intención de charlar con Coudet para pedirle perdón. Pero ni se cruzaron.