BREXIT. Acuerdo Londres-UE, un poco más cercano

El acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido por el Brexit parece muy cerca, según confirmó hoy, con toda las precauciones del caso, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar. El funcionario afirmó también haber recibido indicaciones de Bruselas sobre los “avances” de la negociación, que aún siguen.

 

Según trascendidos, el texto del posible acuerdo podría hacerse público mañana, aunque Varadkar aseguró que “no está claro si podremos revisar el acuerdo de retirada ya en el Consejo Europeo del jueves”.

 

El diario The Guardian, en su portal online, había asegurado que Londres y Bruselas estaban “al borde” de un acuerdo sobre el Brexit.

 

The Guardian afirmó que el primer ministro Tory, Boris Johnson, estaría de acuerdo en hacer concesiones para desatar el nudo de frontera irlandesa, aceptando alguna forma de control aduanero entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido. Eso, no obstante, obteniendo la certeza de que Londres y el Belfast abandonen la UE juntos y sigan siendo un único territorio aduanero.

 

Al comentar sobre los trascendidos de The Guardian, un portavoz de Downing Street se mantuvo cauteloso y habló de manera más general sobre el desarrollo del diálogo.

 

“Las conversaciones continúan y siguen siendo constructivas, pero aún queda trabajo por hacer”, dijo el vocero. Por lo tanto, se trata de una carrera contra el tiempo para los equipos negociadores de la Unión Europea y el Reino Unido, que están trabajando en el desarrollo de un texto legalmente operativo que se someterá a la aprobación formal en la cumbre de líderes europeos, el jueves, antes de pasar por el examen de los parlamentarios de Westminster, el sábado, y por el de los eurodiputados, reunidos en el plenario en Estrasburgo la próxima semana.

 

Por lo tanto, no se excluye que, cuando la cuadratura del círculo no llegue en las próximas horas, la UE pueda convocar en Bruselas a un ulterior Consejo Europeo extraordinario sobre el Brexit, después de los previstos jueves y viernes, pero antes de la fecha límite del 31 de octubre. Ese día, el Reino Unido debería salir de la Unión Europea. Algunos fuentes indican que nuevas fechas posibles son el 28 y el 29 de octubre.

 

Por el momento, el optimismo parece prevalecer sobre la negociación. El jefe del gobierno irlandés también declaró que Johnson le aseguró que, si existe el acuerdo, podría tener el codiciado visto bueno de una mayoría en la Cámara de los Comunes. Johnson habría dicho que estaba “confiado” de poder evitar el destino de Theresa May, víctima de tres fracasos en Westminster en los últimos meses.

 

Francia también tiene esperanzas, después de una conversación telefónica “constructiva” entre Boris Johnson y Emmanuel Macron. Pero la recomendación general es mantener la calma y mantener los pies firmemente plantados en el suelo, porque los puntos críticos persisten.

 

El problema principal a resolver, tres años después del referéndum sobre el divorcio británico, sigue siendo la integridad del Mercado Único en la isla dividida entre Irlanda del Norte (parte del Reino Unido) y la República de Irlanda (Estado miembro de la UE), evitando la aparición de barreras físicas y salvaguardando el acuerdo de paz del Viernes Santo En caso de que no se logre un acuerdo “in extremis”, explicaron fuentes diplomáticas europeas, el negociador jefe de la (UE) para el Brexit, Michel Barnier, mañana por la tarde, en la reunión de los embajadores de la UE, recomendará otorgar una nueva extensión a Londres, que Johnson, sin embargo, no tiene la intención de pedir.