BRASIL. “Temo terminar preso como Jeanine Añez”

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, afirmó hoy que puede terminar preso cuando deje el gobierno, y citó el arresto de la exmandataria boliviana Jeanine Añez, durante un encuentro con pastores en el que defendió la intervención de los militares para garantizar la “transparencia” de los comicios de octubre, pues desconfía de las urnas electrónicas.

“A veces me pregunto, quién soy yo para haber llegado a donde llegué. La gente sabe cuántas veces he dicho que sería mucho más fácil para mí estar en otro lado en vez de estar (en la presidencia) siendo amenazado de ir a la prisión cuando deje el gobierno”, comentó.

De ese modo, Bolsonaro manifestó en público aquello que habría dicho recientemente a sus colaboradores y fue revelado este martes por el diario Folha de San Pablo y el portal Metrópoles.

En esas conversaciones con ministros, Bolsonaro aseguró, según la prensa local, que si la policía lo acorrala para arrestarlo está dispuesto a disparar para “matar”.

El gobernante se presentará a las elecciones del 2 de octubre por el Partido Liberal (PL, derecha) y de acuerdo con una encuesta publicada hoy por PoderData tiene el 35 % de intenciones de voto contra el 43 % del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda).

En caso de haber un balotaje, el 30 de octubre, el candidato del PT sería el vencedor con el 50% frente al 40% del actual mandatario, indicó PoderData, coincidiendo a grandes rasgos con los sondeos de otras encuestas divulgadas desde la semana pasada.

Tras hablar de su eventual prisión, Bolsonaro se refirió hoy a la expresidenta boliviana, Jeanine Añez (2019-2020) , condenada en junio por la Justicia de su país.

“Y cuál es la acusación contra mí? La misma de la que fue acusada una señora de nombre Jeanine Añez, expresidente de Bolivia, que está presa condenada a diez años. Cuál es la acusación contra ella?. Actos antidemocráticos “, afirmó Bolsonaro.

Meses atrás el gobernante de derecha había criticado la sentencia contra Añez, por la cual culpó al gobierno de izquierda del presidente boliviano Luis Arce, y ofrecido recibirla en Brasil como asilada política.

Durante su exposición ante la Convención General de las Asambleas de Dios, Bolsonaro defendió este jueves los valores tradicionales, criticó la ideología de “género”, el aborto y las drogas.

Reiteró sus reparos sobre las urnas electrónicas y repitió las críticas al Tribunal Superior Electoral (TSE).

En ese sentido declaró: “estoy haciendo mi parte, buscando imponer elecciones transparente por vía de las Fuerzas Armadas”.

El excapitán Bolsonaro defiende desde hace meses que los militares realicen un conteo paralelo de los votos y esta semana propuso que filmen algunos electores, lo cual fue considerado una violación del secreto del sufragio según observaron analistas.

La polémica en torno a las elecciones ha ido ganando intensidad con la convocatoria lanzada por Bolsonaro para que sus seguidores protesten contra el TSE el 7 de setiembre, en los desfiles militares en Brasilia y Rio de Janeiro.

Paralelamente la Universidad de San Pablo (USP) y la Federación de Industrias de San Pablo (Fiesp) elaboraron dos manifiestos en defensa de la democracia y contra amenazas al orden institucional.

El texto de la USP, divulgado hace diez días, ya sumó más de 700 mil firmas y será presentado el 11 de agosto en la Facultad de Derecho de esa universidad.

El presidente criticó hoy a “esas personas que firmaron esa cartita” quienes se “jactan de ser los defensores de la democracia”.

Según trascendió Bolsonaro decidió no viajar la semana próxima a San Pablo para participar en un encuentro con la Fiesp, donde los anfitriones iban a convidarlo a estampar la firma en el texto de apoyo a las instituciones.