BRASIL. Lula se radicaliza tras otra derrota judicial

Luiz Inácio Lula da Silva sufrió otra derrota en la Corte y analistas consideran que son mínimas sus posibilidades de recuperar la libertad, pese a lo cual reiteró su determinación de ser candidato y analiza designar a su excanciller como vicepresidente de la fórmula.

 

La posibilidades de que Lula recupere la libertad en el corto plazo se esfumaron con el rechazo del Supremo Tribunal Federal a una apelación para que se impugne la orden de detención firmada por el juez Sergio Moro.

 

Cuatro de los cinco miembros de la Sala Segunda del Supremo rechazaron el amparo presentado por los abogados del exgobernante del Partido de los Trabajadores (PT).

 

Preso desde el 7 de abril en la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, Lula tiene que cumplir una condena de doce años y un mes por corrupción y lavado de dinero en la causa Lava Jato, conducida por Sergio Moro.

 

La primera consecuencia política de la ratificación de su candidatura es que el líder petista asumió conducir la campaña desde su celda del cuarto piso de la Superintendencia de la Poicía Federal.

 

Lula aceptó pelear la presidencia a pesar de que no estará en los mítines y tampoco podrá participar en los debates televisivos junto a los demás candidatos.

 

Este jueves la titular del PT Gleisi Hoffmann solicitó al Tribunal Superior Electoral que un representante de Lula sea convidado a los debates televisivos.

 

Hoffmann, que además es la vocera de Lula, señaló que el dirigente es quien encabeza los sondeos de opinión con el 31 por ciento de las intenciones de voto.

 

El segundo en las encuestas es Jair Bolsonaro, que tiene el respaldo de entre el 15 y el 17 por ciento de los electores.

 

El miércoles por la noche fue divulgada una carta en la que Lula escribió, “quien quiere que yo no sea candidato son mis adversarios”.

 

“Mis acusadores saben que soy inocente, mis abogados saben que soy inocente, la mayoría del pueblo sabe que soy inocente, si acepto no ser candidato estaría admitiendo que cometí un delito, no cometí ningún delito”, remató. Mientras tanto dentro del PT hay divergencias que ya nadie niega en conversaciones reservadas.

 

Un grupo, encabezado por Hoffmann, se alineó con Lula en la defensa intransigente de su candidatura.