Bolsonaro acusado de crímenes contra la humanidad

La Comisión Parlamentaria Investigadora (CPI) del coronavirus anunció en el Senado que el presidente, Jair Bolsonaro, será denunciado por la triple comisión de “crímenes contra la humanidad” pero no será imputado por genocidio de indígenas, lo que causó críticas por parte de los pueblos originarios.

Bolsonaro repudió a la CPI, a la que acusó de alentar el “odio” entre los brasileños y su hijo, el senador Flavio Bolsonaro, soltó una carcajada para ironizar sobre el documento.

El senador Renan Calheiros, relator de informe de 1.200 páginas, llegó en la mañana de hoy al Congreso para leer un resumen, con unas 50 páginas, pero la exposición solo se inició alrededor de las 13 locales (16 GMT) debido a una serie de discusiones con parlamentarios oficialistas.

Calheiros, del conservador Movimiento Democrático Brasileño (MDB), distribuyó a la prensa el informe donde Bolsonaro es acusado de nueve delitos y también son denunciados los hijos del mandatario, funcionarios y empresarios.

“Bolsonaro actuó contrariando las orientaciones técnicas y despreció las alertas que se opusieron a sus ideas sin fundamento científico”, aseguró este miércoles Calheiros en la CPI.

“Hubo un deliberado atraso en la adquisición de inmunizantes, en evidente desinterés por la vida de las personas, con ese comportamiento el gobierno permitió la muerte de brasileños y brasileñas”, remarcó.

“El gobierno fue descuidado frente a la pandemia del nuevo coronavirus, exponiendo deliberadamente a la población al riesgo concreto de la infección en masa”, señaló Calheiros ante los miembros de la CPI.

Días atrás hubo una fuerte polémica entre Calheiros y el presidente de la CPI, senador Omar Aziz, del derechista Partido Social Democrático (PSD), dado que este último se opuso a encuadrar a Bolsonaro como responsable del genocidio de indígenas.

Esta disputa entre los miembros de la CPI, y las presiones realizadas por el gobierno, amenazaron fracturar al organismo, pero las diferencias se saldaron en la noche del martes cuando se llegó a un consenso y se suprimió la acusación de genocidio.

Calheiros declaró hoy que “fue retirado el crimen de genocida y en su lugar habrá tres denuncias por crimen contra la humanidad, incluyendo la cuestión de Manaus, la cuestión de Prevent Senior y la cuestión de los indígenas”.

Calheiros aludió a las decenas de pacientes muertos en Manaos, capital del estado de Amazonas, debido a que el gobierno no envió los tubos de oxígeno demandados desde los hospitales y, en cambio, distribuyó hidroxicloroquina, una droga inocua para el coronavirus.