Bajó la soja y subió el maíz, tras el informe del USDA

Pese a los nuevos recortes de la producción argentina, incluso por parte del departamento de Agricultura de EE.UU., los stocks globales de la oleaginosa no se resienten.

Mientras la sequía sigue pegando fuerte en los campos de nuestro país, en Estados Unidos y Brasil -los dos grandes productores mundiales de soja y maíz- el clima acompaña las implantaciones en marcha y los stocks no se resienten del todo.

Aunque está claro que Argentina pesa fuerte en las exportaciones de soja, las norteamericanas son un poco más voluminosas y, como se redujeron durante febrero, según el informe mensual del Departamento de Agricultura de EE.UU (USDA, por sus siglas en inglés) difundido hoy, todo ello derivó en una suba de stocks finales que motivó la baja en los valores. En el mismo sentido,Brasil sigue con su campaña “clima en popa”, dejando a nuestro país en un papel secundario, con la mera posibilidad de atenuar la caída.

Eso repercute en el precio internacional de la soja, que hoy experimentó una baja en el mercado de Chicago, y cerró a US$ 387.

En las pizarras locales se notó un poco el desacople de los precios internacionales, en función de los datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, que también hoy estimó una cosecha de soja de 42 millones de toneladas; una rebaja de 2 millones respecto de la semana pasada.

Debido a la escasez de oferta esperada, la pizarra del mercado físico de Rosario se mantuvo estable, en $ 6.180, y la posición Mayo del Mercado a Término de Buenos Aires (MATba) experimentó una sutil alza de 0,67%, concluyendo la rueda en US$ 302,50.

Inversa fue la situación del maíz, cuyos futuros tuvieron un salto hacia arriba en las cotizaciones, por mayores ventas del sector exportador y de la industria del etanol estadounidenses, según consideró el USDA. Como debido a ello los stocks en el principal productor mundial se redujeron , la combinación con la merma productiva que el mismo organismo calculó en Argentina y Brasil, con recortes a 36 y 94,5 millones de toneladas, respectivamente, produjo el alza en los precios internacionales del cereal.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires aportó su visión en el mismo sentido, al reducir la cosecha de maíz de la presente campaña a 34 millones de toneladas, 3 millones menos que la semana pasada.