Así se daña nuestro ADN debido a las toxinas del tabaco

Investigadores de la Universidad de York han recreado cómo las toxinas del tabaco causan patrones únicos de daño en el ADN. El descubrimiento podría ayudar a los científicos a entender mejor la causa del cáncer de vejiga y el vínculo con el tabaquismo.

Las causas del cáncer de vejiga siguen siendo en gran parte desconocidas, sin embargo el fumar se considera el principal factor de riesgo de la enfermedad.

Los investigadores, dirigidos por el Dr. Simon Baker del Departamento de Biología, cultivaron tejidos de vejiga humana en el laboratorio y los expusieron a una toxina común del humo del cigarrillo. Después de que los tejidos fueron dañados por la toxina del humo, el equipo analizó los tres mil millones de letras del código genético (ADN) para encontrar un patrón de cambios llamado “firma mutacional”.

El Dr. Baker dijo: “Las firmas mutacionales pueden ser usadas como huellas dactilares en la escena del crimen. Cuando miramos el ADN de un cáncer podemos ver las huellas dactilares de todos los criminales involucrados en causar el daño que llevó al cáncer. El evento dañino para el ADN podría ser la exposición al humo del cigarrillo o a los rayos UV del sol, pero también podría ser un evento desconocido que cause cáncer”.

“Nuestro estudio encontró que la toxina del humo dejó sus huellas distintivas en el ADN de los tejidos de vejiga cultivados en el laboratorio. Sin embargo, cuando miramos el ADN de los cánceres de vejiga de los pacientes, la firma de la mutación, de la toxina de humo, solo fue responsable de una pequeña cantidad del daño. Así que a pesar de que fumar es el factor de riesgo clave para el cáncer de vejiga, es poco probable que el daño directo del ADN por las toxinas de humo sea la razón principal para la formación de estos cánceres”.

Puede ser que las toxinas de humo aceleren otros eventos dañinos para el ADN y la atención se centra ahora en una familia de enzimas llamada “APOBEC”.

Las enzimas APOBEC destruyen los virus mutando su ADN como parte de las defensas naturales del cuerpo contra las infecciones, pero estudios recientes sugieren que podrían apuntar erróneamente a nuestro propio ADN en varios tipos de cáncer. La siguiente etapa del estudio será tratar de entender cómo y por qué las enzimas APOBEC se activan en las células de la vejiga. (Fuente: NCYT Amazings)