Arranca el Congreso: por la campaña y las internas, sería otro año de pocas sesiones

Esta semana el Senado prevé tratar la ley de Financiamiento de Campañas. En Diputados, Monzó citó a los jefes de bloque para avanzar con una agenda. Se habla de objetivos módicos.

Sesión Diputados de la Nación. 18.12.2018 Foto Maxi Failla

Con mucha incertidumbre, atravesado por la pelea política de la campaña electoral y a paso lento, el Congreso intentará ponerse en marcha esta semana después de la larga siesta del verano. El Senado sesionaría este miércoles para avanzar en el proyecto de financiamiento de las campañas políticas, donde se debate si se levanta la prohibición para los aportes de las empresas privadas. En Diputados, esta semana se activará la Comisión de Legislación Penal donde aterrizan los proyectos más relevantes de interés del Ejecutivo y que Mauricio Macri pidió el 1° de marzo ante la Asamblea Legislativa, como el Régimen Penal Juvenil que baja a 15 años la edad de imputabilidad de los menores.

Pero todo está en un mar de dudas, en un clima revuelto y de campaña, con diferencias dentro del propio bloque del pejota en el Senado, y problemas internos en Cambiemos en Diputados, donde a las diferencias que venían del año pasado se suma ahora la telenovela de la interna cordobesa por la gobernación, que encuentra en veredas opuestas al jefe del bloque Pro, Nicolás Massot, con el de la UCR, del interbloque Cambiemos y precandidato en esa interna, Mario Negri.

Así las cosas, el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, citó a los jefes de bancada del FR Graciela Camaño, y de Argentina Federal, Pablo Kosiner, mañana a las 18 para tratar de avanzar en una agenda parlamentaria.

Se habla del objetivo muy módico de 4 sesiones antes de las elecciones, según habría transmitido Monzó al jefe del bloque del FpV, Agustín Rossi. En el Senado dicen que quieren hacer dos sesiones por mes, pero suena entusiasta y no está claro de dónde saldrán los proyectos dictaminados para darles contenido. La duda, así, es si el Congreso logrará mejorar la pobre performance de 2018, cuando a lo largo del período ordinario solo hubo 23 sesiones.

En Diputados se avecina otra pelea: esta semana Camaño y Kosiner -que no harán interbloque pero si aspiran a funcionar coordinados- pondrán fecha a la sesión especial en la esperan sancionar por ley la Extinción de Dominio y al mismo tiempo dejar sin efecto el DNU de Macri que implantó la Extinción por esa polémica vía, indicó Camaño a Clarín.

El debate de fondo de la Extinción se centrará sobre la aplicación retroactiva a los delitos de la corrupción K. Y aquí las distintas vertientes del peronismo están divididas y aún no saben qué hacer, o no lo confiesan. Porque de aprobarse el texto light y lavado que devolvió el Senado el 22 de agosto (votado por el PJ de Miguel Pichetto y por Cristina Kirchner y sus senadores), la Extinción se ubica en la causa penal, no es retroactiva y hay que esperar a la sentencia, que en casos de corrupción no llega nunca. En cambio, si Diputados insiste con su texto original la Extinción es un juicio civil y es retroactiva.

El mes pasado, diferentes sectores del peronismo y del kirchnerismo se unieron en la comisión bicameral que controla los DNU y le dieron dictamen de rechazo. Pero para que se caiga debe ser rechazado por ambas cámaras del Congreso.

En la bancada justicialista del Senado no hablan tampoco de rechazar el DNU sino que Diputados vote su texto sobre Extinción aprobado el 22 de agosto, y criticado por Cambiemos por cerrar el camino a la recuperación de los bienes de la corrupción K.

No se buscaría el rechazo por el costo político que podría significarle al peronismo en un año electoral. “El peronismo no tiene interés en que el dinero robado le vuelva a la gente”, los castigó, por ejemplo, el diputado radical Mario Negri.

La presidenta de la Comisión de Legislación Penal de Diputados, la radical Gabriela Burgos, buscará iniciar el miércoles los debates. Los temas penales y de seguridad hacen a la agenda deseada del Gobierno, que no quiere que dominen en el año electoral las malas noticias a repetición de la economía.

Burgos le dijo a Clarín que espera avanzar con el Régimen Penal Juvenil, la ley contra las barras bravas frenada en diciembre; juicio por jurados y volverá a insistir con el proyecto de acoso callejero. También tiene en agenda para más adelante con el nuevo Código Penal. Aún no hay fecha para que el Poder Ejecutivo envíe este proyecto al Congreso, pero en el propio Gobierno admiten que este año no será ley.

En el Senado el arranque también será de baja intensidad. La hoja de ruta que maneja el oficialismo es que haya dos sesiones este mes: una este miércoles 13 –para tratar Financiamiento de Campañas- y la siguiente el miércoles 27, para recibir el informe habitual del Gobierno jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Pero el plan puede fallar. Es que en el peronismo no hay consenso para avanzar con la ley de financiamiento.

CG