Argentinos consiguió un triunfo agónico y ya piensa en Boca

Luego de superar la ansiedad de pelear por el descenso en la Superliga pasada, Argentinos disfruta de cada una de las competencias que disputa. Y se dice disfruta porque el equipo que comanda Diego Dabove tiene una propuesta atractiva que le ha generado resultados. Y como el domingo se jugará el pasaje a la final de la Copa Superliga ante Boca en la Bombonera, este jueves el entrenador del Bicho guardó a la mayoría de los titulares y su equipo igual respondió: venció 1-0 a Deportes Tolima con gol de Carlos Quintana en el último minuto..

De los que habitualmente juegan de mitad de cancha para adelante, en Argentinos solamente jugó Alexis Mac Allister: descansaron Gabriel Hauche, Claudio Spinelli y Damián Batallini, que se recupera de una lesión muscular y sigue en duda para el choque ante Boca. Entonces, como era de esperar, al local le costó crear situaciones de gol. Tuvo poca circulación y movilidad el Bicho. Exigió en dos oportunidades al Alvaro Montero (que se había lucido en Colombia ante Boca en la fase de grupo de la actual Copa Libertadores) con dos remates lejanos, uno de Fausto Montero y el otro de Raúl Bobadilla. La restante ocasión destacable fue un cabezazo de Quintana que se fue por arriba del travesaño.

Deportes Tolima, en tanto, mostró lo mismo que se le conocía de la Libertadores: un equipo flojo que trata de cuidar el empate cada vez que sale de visitante para después atacar de local en Ibagué.

En la segunda parte el partido ganó en emotividad. El ingreso de Gabriel Hauche por Alexis Mac Allister le dio más vértigo al local y el juego se hizo de ida y vuelta. Luego de un error de Galván -que se lesionó en esa misma jugada-, Pablo Caballero quedó mano a mano con Chávez, pero no pudo picarla ante la salida del arquero. Y unos minutos después, Hauche tuvo la más clara del duelo: remató desde adentro del área y la pelota pegó en el ángulo izquierdo.

Tenía destino de empate el duelo, pero le quedó una pelota parada final al Bicho. Y Carlos Quintana, con ayuda del arquero, puso el pie para desviar el balón y esperar la revancha -el próximo jueves- con una ventaja mínima.