Argentina superar√° este fin de semana las 3 millones de vacunas enviadas a todas las jurisdicciones

La ministra de Salud de la Naci√≥n, Carla Vizzotti, inform√≥ que esta ma√Īana comenz√≥ la distribuci√≥n de un total de 395.850 dosis de la vacuna Sputnik V a todas las provincias y la Ciudad Aut√≥noma de Buenos Aires con el objetivo de fortalecer el plan de vacunaci√≥n para combatir el COVID-19.

Sumadas a las m√°s de 406.800 vacunas Sinopharm que est√°n siendo recibidas en los distritos, este fin de semana se superar√°n las 3 millones enviadas a todas las jurisdicciones del pa√≠s.

De acuerdo al criterio dispuesto por el Ministerio de Salud, en base a la cantidad de población de cada distrito, la partida de Sputnik V se distribuirá del siguiente modo: 151.800 dosis a la provincia de Buenos Aires; 27.000 a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; 3.600 a Catamarca; 10.800 a Chaco; 5.400 a Chubut; 33.000 a Córdoba; 9.900 a Corrientes; 12.150 a Entre Ríos; 5.400 a Formosa; 6.750 a Jujuy; 3.150 a La Pampa; 3.600 a La Rioja; 17.550 a Mendoza; 10.800 a Misiones; 6.000 a Neuquén; 6.750 a Río Negro; 12.600 a Salta; 6.750 a San Juan; 4.500 a San Luis; 3.150 a Santa Cruz; 30.600 a Santa Fe; 8.400 a Santiago del Estero; 1.350 a Tierra del Fuego y 14.850 a Tucumán.

El¬†Monitor P√ļblico de Vacunaci√≥n, que puso en marcha la cartera sanitaria para garantizar la transparencia y la trazabilidad de las inmunizaciones enviadas a todo el pa√≠s, registra esta ma√Īana un total de 1.472.510 vacunas aplicadas: 1.133.362 personas recibieron la primera dosis y 339.148 ambas.

Con la partida de 406.800 vacunas Sinopharm que lleg√≥ en los √ļltimos d√≠as a las provincias, el nuevo env√≠o de 395.850 dosis de la Sputnik V y las 2.237.310 registradas en el Monitor P√ļblico, el Gobierno superar√° este fin de semana la distribuci√≥n de 3 millones a todas las jurisdicciones del pa√≠s.

Junto con esta información, también fue difundido un comunicado firmado por los ministros de Salud de la Nación y todas las jurisdicciones del país. A continuación, reproducimos el texto difundido.

‚ÄúLas ministras y los ministros de Salud de la naci√≥n, de las provincias y de la Ciudad Aut√≥noma de Buenos Aires¬†trabajamos desde el 10 de diciembre de 2019 de manera unida y consensuada, priorizando la salud p√ļblica con un enfoque federal.¬†Lo hacemos sin importar nuestras identidades pol√≠ticas o partidarias, porque nuestra √ļnica bandera es la pol√≠tica sanitaria. Comprobamos sin embargo que en los √ļltimos d√≠as¬†han surgido voces cuyo visible inter√©s es generar divisiones donde no las hay, y poniendo en duda todo el funcionamiento del sistema de vacunaci√≥n en la Argentina.

M√°s all√° de todos los mecanismos que pueda utilizar el Estado, las trabajadoras y los trabajadores de la Salud son el eslab√≥n de oro para que las vacunas lleguen a la poblaci√≥n objetivo, porque la Argentina es un pa√≠s muy extenso y desigual. Cada jefe y cada jefa de un programa de vacunaci√≥n organizan las acciones en funci√≥n de la particularidad de cada lugar. Las vacunadoras y los vacunadores reciben las vacunas y las aplican con esfuerzo, con dedicaci√≥n, y sobre todo, con mucho amor. A veces lo hacen en zonas donde no hay Internet, o donde hay dificultades o pocas capacidades para utilizar herramientas inform√°ticas, recorriendo largas distancias, en climas extremos, por citar algunas realidades.

Esa complejidad se profundiza porque la Argentina tiene un sistema federal de gobierno y un sistema de salud fragmentado. Ninguno de estos problemas es nuevo. Por eso, creemos importante destacar que el Programa de Inmunizaciones de la Argentina es l√≠der en Am√©rica, y Am√©rica a su vez es l√≠der en el mundo. Es momento de valorar lo que tenemos. Este sistema ha demostrado logros incuestionables, gracias a las vacunas no se reportan casos de poliomielitis desde 1984, de sarampi√≥n end√©mico desde 2000, de difteria desde 2006, de t√©tanos neonatal desde 2007 y de rub√©ola end√©mica y del s√≠ndrome de rub√©ola cong√©nita desde 2009. Tambi√©n se ha logrado que no haya trasplantes de h√≠gado por hepatitis A en ni√Īas y ni√Īos vacunados desde 2007, as√≠ como la reducci√≥n del 57% de las internaciones por neumon√≠a en ni√Īos menores de 5 a√Īos desde la vacunaci√≥n contra neumococo, y del 82% en la letalidad en ni√Īas y ni√Īos menores de un a√Īo por tos convulsa desde la vacunaci√≥n de embarazadas.

La Argentina es uno de los pocos pa√≠ses de la regi√≥n que tiene un¬†esquema completo de vacunaci√≥n, con vacuna contra la poliomielitis inactivada, logro alcanzado en 2020 durante la pandemia, y uno de los primeros en incorporar la vacunaci√≥n contra el VPH a ni√Īas de 11 a√Īos a partir del a√Īo 2011 y a varones desde 2017.¬†Tambi√©n es uno de los pocos pa√≠ses que tienen la vacuna contra la hepatitis B universal en su calendario. Hoy estamos en las primeras etapas de la campa√Īa de vacunaci√≥n m√°s grande de la Historia Argentina. A medida que las vacunas contra la COVID-19 van llegando a nuestro pa√≠s se requiere¬†organizar un despliegue in√©dito de personal para el desaduanaje, la preparaci√≥n, la distribuci√≥n, la recepci√≥n en las provincias,¬†una nueva distribuci√≥n al interior de cada provincia y la preparaci√≥n de vacunadoras y vacunadores.

Sabemos que todo esto implica un enorme desaf√≠o, y por eso todas las jurisdicciones nos unimos para superar los obst√°culos que van surgiendo. El principal de esos obst√°culos es externo: la dificultad de acceso a vacunas en todo el mundo, por la alt√≠sima demanda simult√°nea. Eso lleva a que, cuando se prioriza a algunos sectores, se posterga a otros, hasta que llegue el pr√≥ximo embarque. Por eso es tan importante el consenso al definir esas prioridades. Si bien en temas como este es imposible lograr un consenso absoluto, s√≠ es posible diferenciar los cuestionamientos razonables de las cr√≠ticas malintencionadas.

Las autoridades sanitarias estamos m√°s unidas que nunca, para construir sobre lo ya construido, con la mirada en corregir todo lo que haga falta para mejorar el acceso a las vacunas y as√≠ disminuir el impacto en la mortalidad de una posible segunda ola. Vemos lo que ocurre en el hemisferio Norte, y por eso sabemos que es necesario lo antes posible vacunar a la poblaci√≥n que tiene mayor riesgo de fallecer. Convocamos a todos y todas a dimensionar el esfuerzo y los logros que est√° teniendo la Argentina en materia de vacunaci√≥n. La salud de los argentinos y argentinas nos tiene que encontrar a todas y todos con nuestra m√°xima cooperaci√≥n detr√°s de ese mismo objetivo‚ÄĚ.