Apuesta de las pymes para reforzar vínculo con el nuevo gobierno

En la transición hacia el cambio de gobierno que se producirá el próximo 10 de diciembre, los principales actores sociales, políticos y económicos están rediseñando la forma en que se posicionarán en el nuevo escenario. En la mayor entidad representativa de las pymes de todo el país (CAME), la apuesta pasa por continuar su transformación para seguir siendo el principal vínculo e interlocutor de las pymes con las autoridades nacionales.

En el seno de la Confederación se percibe el regreso de las distintas opiniones a las reuniones de los consejeros, a diferencia de lo que sucedía en tiempos pasados, cuando era difícil hablar. Desde 2017, la entidad dio paso a una nueva política interna con menos personalismo y mayor apertura. Por eso, razona Martos, “es imposible volver a lo que fue la dirigencia personalista del pasado. Los dirigentes bajo ningún concepto aceptarían el regreso del autoritarismo de Osvaldo Cornide porque se dan cuenta y valoran la importancia del recambio”.

Más allá de la agenda económica y política, otros dos temas, que se anotan entre los mayores éxitos recientes, son la regularización y eficientización de la obra social OSDEPYM tras la intervención ordenada por la Superintendencia de Servicios de Salud y la transparencia en las cuentas, que fue blanco de numerosas denuncias por manejos indebidos e irregularidades, también por parte de Cornide.

En este contexto de transiciones, el presidente electo Alberto Fernández le habría encomendado a uno de sus mayores referentes económicos, Matías Kulfas, definir los interlocutores y establecer puentes de diálogo con el sector pyme, en medio de una situación crítica para el sector, que representa el 44% del PBI nacional.

“La supervivencia de las pequeñas y medianas empresas depende de las medidas que se tomen en el plano tributario, financiero, energético, laboral y de consumo interno”, advirtieron los directivos de CAME hace solo semanas, cuando apoyaron un pedido para declarar la “emergencia pyme”.

En la lista de medidas urgentes y necesarias para una reactivación se mencionan las líneas de crédito productivas con tasas del 21%, Repro Pyme Express para empresas en crisis para sostener el empleo, cambios en el mínimo no imponible sobre contribuciones patronales, la suspensión del impuesto al cheque, eximición del cobro de IVA e Ingresos Brutos en las boletas de luz, agua y gas y suspensión del pago de anticipos de Ganancias.

Pero, además, a mediano plazo la entidad tiene por delante una nutrida agenda para discutir, con foco en la elaboración de una ley pyme que atienda las necesidades de cada sector, comprenda las realidades en las distintas zonas del país y fomente la creación de empleo.