Alfaro probó un Boca con una sorpresa en el fondo y algunas incógnitas

El viaje a Brasil para medirse ante Athletico Paranaense por el juego de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores está cada vez más cerca. Gustavo Alfaro lo sabe y por eso empezó a definir el equipo para dar el primer paso en un torneo que se transformó en el gran objetivo.

Y mientras se confecciona la lista de concentrados sin Darío Benedetto (arrastra una distensión en el gemelo de su pierna derecha y a horas de ser transferido a Olympique de Marsella no lo arriesgarán) aunque con Nahitan Nandez (su pase a Cagliari se resolverá después de la serie de Libertadores), el entrenador solo se enfoca en lo que importa: el armado del equipo.

Este domingo ensayó con un once que se parece bastante al que saltará a la cancha de césped sintético de Curitiba. Con Andrada, lógico, en el arco. Pero con una sorpresa en la última línea: el juvenil Marcelo Weingandt volvió a estar para los titulares y Buffarini lo hizo para el conjunto alternativo. ¿El motivo? El ritmo del chico de las Inferiores de 19 años lo encuentra mejor parado que el cordobés, quien debió hacer la pretemporada con otros cuidados después de sufrir un esguince en su rodilla izquierda. Habrá una última práctica para definir quién será el titular.

La zaga central volvió a encontrar a Paolo Goltz y Junior Alonso ante las ausencias de Izquierdoz (sancionado) y de Lisandro López (lesionado). A la izquierda, Emmanuel Mas.

En el mediocampo está la incógnita. El técnico le dio pista a Sebastián Villa por la derecha, conformó el doble cinco con Nandez y Marcone, y paró en la izquierda a Alexis Mac Allister (le está ganando la pulseada a Bebelo Reynoso, quien terminó la semana con un golpe en el tobillo derecho). Una idea más “ofensiva” con poco de cuidados en el retroceso por las bandas. ¿Cuál fue el retoque luego? La inclusión del chico Nicolás Capaldo por el colombiano. Así, Boca se paró con tres mediocampistas de marca y liberó a Mac Allister. Luego entró Reynoso por el ex Argentinos Juniors.

La esencia de ese mediocampo marcará si es que Boca saldrá en la búsqueda de lastimar a su rival desde el inicio o si preferirá esperar y combatir primero para luego ir por un gol que le lleve calma. El cambio de apellido también puede llevarlo a mutar su dibujo táctico: pasar de un 4-2-3-1 a un 4-4-2 con Alexis como volante por la izquierda en defensa pero suelto en posición de ataque.

Con Tevez jugando para los suplentes, el ataque parece sentenciado: Mauro Zárate se moverá al lado de Wanchope Ábila, quien comenzará el semestre como titular ante la partida de Benedetto. ¿Y Salvio? Tuvo sus primeros minutos de fútbol, viajará a Brasil pero estará en el banco. La intención del DT es que pueda ser titular en el segundo encuentro de la serie. Hurtado también estará entre los suplentes y puede ser un cambio fijo por Ábila si es que el nueve de arranque siente el desgaste.