Alberto Fernández: “Está mal que les cobren Impuesto a las Ganancias a las personas que viven de un sueldo”

El Presidente aseguró que la pandemia le da la posibilidad a las autoridades de realizar reformas estructurales, entre las que mencionó la coparticipación y la cuestión tributaria. Marcó distancia del proyecto para que el Estado se quede con acciones de las empresas a las que asiste y tuvo un desliz cuando se refirió a Mauricio Macri

El presidente Alberto Fernández se manifestó en contra del Impuesto a las Ganancias que pagan los trabajadores del sector privado en una conferencia de prensa que encabezó en la provincia de Formosa, en donde remarcó la necesidad de avanzar con reformas estructurales una vez que finalice la pandemia por el coronavirus.

“El Impuesto a las Ganancias que aportan los que viven de un sueldo está mal y eso hay que corregirlo. Ya no me importa quién es el culpable. Eso hay que corregirlo y rediseñar un nuevo país”, planteó el jefe de Estado en un encuentro con periodistas del que también participó el gobernador local, Gildo Insfrán.

El jefe de Estado aseguró que su Gobierno ya está trabajando en la postpandemia, una etapa donde -dijo- le preocupa más la velocidad con que se construye “un país más justo” que la de la marcha de la economía.

“Cuando veo la recaudación impositiva, digo ‘¡qué injusticia!’. Tenemos la oportunidad de revisar todo porque la economía del mundo se dio vuelta. Está todo dado vuelta. No perdamos la oportunidad de escribir un sistema más justo”, planteó.

Y agregó: “Esto no es perseguir a nadie; empiezan las ideas locas de que nos queremos quedar con las empresas…. Lo que queremos es un país más justo. Ha quedado al descubierto que este capitalismo financiero dura diez segundos cuando aparece un virus”.

Con esa frase pareció tomar distancia del proyecto de la diputada kirchnerista Fernanda Vallejos, que pidió que el Estado se quede con acciones de las compañías a las que asistió durante la crisis provocada por el coronavirus.

En ese poceso de “revisar todo”, el mandatario incluyó la coparticipación que reciben las provincias y que según argumentó hoy tiene una tendencia centralista. “No perdamos la oportunidad de escribir un sistema más justo, sin perseguir a nadie. Ha quedado al descubierto que este capitalismo financiero dura diez segundos cuando aparece un virus. Tenemos una gran oportunidad de diseñar un nuevo país más justo, que todos tengan oportunidades”, agregó.

En tanto, el Presidente consideró que “no me gusta vivir en un país donde el poder central determina a quién puede ayudar”, y en ese momento tuvo un desliz cuando se refirió a la administración de Mauricio Macri, aunque rápidamente se corrigió: “Le puede pasar lo que le pasó a Gildo, que le toque un loco… me voy a corregir, le puede pasar a alguien que yo sea un loco y que decida no ayudar a una provincia porque no me gusta el Gobernador. Hay que revisar el sistema de coparticipación”.

“En algún momento la provincia de Buenos Aires resignó ocho puntos de la coparticipación y Alfonsín determinó que ese dinero se redistribuyera entre las provincias para evitar la concentración urbana en la provincia de Buenos Aires, pero eso terminó con millones de personas viviendo en el conurbano. Tenemos que revisar todo y terminar con la discrecionalidad del poder central. A muchos les gusta seguir la lógica del centralismo, y yo no estoy feliz viviendo en un país donde hay ciudades que parecen la capital de Bélgica y otros sectores que tienen ingresos como en los lugares más pobres del mundo”, resaltó.