Una imagen vale más que mil palabras

Aunque cuando de política se trata, los hechos, el contexto y la comunicación eficaz y eficiente también tienen su peso sobre el clima social.

acto en la bolsa de comercio por la cancelacion deuda boden 201202-08-12 CRISTINA Y MACRI EN LA BOLSA DE COMERCIO. FOTO, NESTOR SIEIRA.

El aumento de tarifas de energía fue defendido por el propio Mauricio Macri quien se hizo tiempo en su discurso para agradecer y felicitar a los argentinos por el ahorro de energía de este verano.

Siempre es difícil comunicar aumentos, es entendible que así sea, pero de la mano con este “sinceramiento” de números -que nos pone de manera inmediata en la perspectiva real de una situación insostenible- están los golpes al bolsillo que provocan los nuevos ajustes. Si bien el Gobierno Nacional aun disfruta de cierta “ventaja comparativa” como lo ha hecho en su primer año de gestión, respecto al kirchnerismo, nadie puede asegurar que estos nuevos aumentos en servicios sean soportados sin mayores sobresaltos.

Macri sabe que aun cuenta con el apoyo social producto de aquella comparación y también es ésta el arma que siente que le sirve como estrategia para este año, reflotar la noción “ellos o nosotros” vuelve a ser el eje de la campaña. Cambiemos versus Populismo “mal gestionado”, “tergiversado” dirían algunas fuentes del mismo gobierno, off de record.

Intentarán hacer uso de la imagen negativa de la ex mandataria a fin de posicionarse una vez más como el “Cambio”, por supuesto haciendo pie en la herencia y los trastornos de la misma así como en la necesidad del apoyo a esta nueva gestión para que pueda superar “los males del pasado”.

La campaña –no de manera formal, así como tampoco este año- inició el año pasado, pero la economía sigue sin repuntar a niveles esperados por lo cual recostarse en ella no serviría de mucho, por eso tomar lo que en 2015 resultó y dio el legado ejecutivo a Macri es la mejor opción.

Especular con los traspiés judiciales que puedan complicar la candidatura de Cristina Fernández, sumados al aporte de los medios más afines al Gobierno actual confía el oficialismo que pueden ser aliados al momento de ir a las urnas. Lo llamativo, a lo que no debemos perder de vista es que a pesar de todas las circunstancias que han envuelto a la gestión k, ésta sigue siendo una posición política fuerte, la que elige Cambiemos contraponer a su propia gestión.

Resta saber cómo aplacar una tercera vía en tanto esta puede ser representada por el Frente Renovador o el propio Partido Justicialista. Poner todos los esfuerzos en el eje FPV –o en Cristina- podría ayudar a correr el foco de la elección en sólo aquellas dos alternativas, “Cambiemos – Cristina Fernández” como opositores naturales de la batalla electoral, pero no se puede adelantar que el FR o el PJ no darán pelea.

Por su parte, la ex Presidenta apunta a Magnetto, casi como desdibujando a la propia figura del actual Presidente, ella entiende que el que gobierna por detrás de la figura de Macri es el conocido empresario, o bien que hace sus mejores esfuerzos por desprestigiarla a fin de aportar de manera efectiva, de nuevo, a la comparación dando ventajas en ella a Cambiemos.

La imagen que se mide en las encuestas no redunda en capacidad efectiva de gestión, ni siquiera podemos confiar ciegamente en las mediciones, pero además que estas den buenas perspectivas a uno u otro candidato para estas elecciones, ello no implica que durante la gestión de los que resulten victoriosos no se presenten inconvenientes. Macri se recuesta en su imagen pero más aún en la de María Eugenia Vidal en la Provincia, otro eje de la estrategia que se va conformando en vistas a octubre.

Pero la imagen finalmente no lo es todo y resulta necesario que Cambiemos lo tenga en cuenta.