Un nuevo hecho político

Un caso que repercute a nivel provincial, nacional y abre muchos interrogantes. Apuntes para pensar.

 

Tras lo supuestamente dicho por el ahora “arrepentido” Alejandro Vanderbroele en la causa que investiga el Juez Ariel Lijo, donde el objetivo principal es el ex Vicepresidente Amado Boudou, como daño colateral también oportuno se citó a indagatoria al Gobernador Gildo Insfran.

Una información que ni bien conocida tuvo impacto en nuestra provincia, obviamente. Pero al momento de evaluarla más allá de este primer episodio, podemos ahondar en algunos detalles que vuelven, con una mirada más minuciosa, todo el proceso más entendible.

La acusación es fuertísima, se habla de fraude al Estado provincial. Donde Vanderbroele había participado formando una empresa para cobrar honorarios por la refinanciación de la deuda pública de Formosa y superfluamente “repartirlos” con el gobernador, con Boudou y con su socio José María Núñez Carmona.

Necesitamos ponernos en contexto, nadie desconoce la relación protocolar y formal que sostienen el Presidente y el Gobernador. Gildo Insfrán ha recibido al Presidente Mauricio Macri en el territorio formoseño cuando los anuncios de obras para nuestra provincia eran una línea de esperanza.

De aquel tiempo a hoy han pasado muchas cosas y el distanciamiento se fue haciendo evidente. Recordemos el video viralizado de los últimos anuncios de reformas de Macri en la cual Insfrán no aplaudió.

Digamos que la diferencia ideológica manifiesta desde el principio podía ser moderada o manejada entonces, pero con el tiempo, la falta de envío de los recursos y la falta de cumplimiento efectivo de las obras, más el planteo del nuevo presupuesto que contempla dejar de lado obras públicas importantes para nuestra provincia volvieron la relación más distante y tensa.

Hasta aquí “datos” que explican superficialmente el estado de situación, el contexto. “Lo político de lo judicial” tiene esto como telón de fondo.

Ahora Gildo Insfrán es citado por el Juez Lijo para el próximo 4 de diciembre. Persecución judicial mediante o no, avance acelerado, oportunista de la justicia o imparcialidad judicial y show mediático evidente, existen cuestiones objetivas: la justicia muestra un comportamiento excesivo y no muy comprensible. Avanza y hasta desconoce los Derechos Constitucionales del debido proceso. Judicialmente, legalmente sabemos (porque hemos aprendido en nuestra formación educativa) que “una persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario”. Esto implica prueba fehaciente de que no lo es, de que incurrió en un delito tipificado por el código que corresponda.

Hoy tenemos una condena mediática en primer instancia, que deriva casi inmediatamente en una condena social y como si se tratara de un circulo malicioso, esa condena social se expande demandando a la justicia que actúe. Presionando, condicionando a dar pasos acelerados y si es con show, mejor. Nos hemos visto a los argentinos prendidos a los medios cuando fue la detención de Julio de Vido, o la del mismo Amado Boudou.

Antes se decía que la política daba “pan y circo” (una frase que “heredamos” de la época de los romanos, originada en una sátira que pinta de la manera más peyorativa a la política y sus potencialidades) hoy, con las causas judiciales el Poder Judicial dio cuenta de que les sirve el Show, el “circo”. Para qué? Para dar idea de que están haciendo algo. Por qué? Porque necesitan recobrar, con esto, si es que se puede, el prestigio que perdieron hace mucho tiempo.

No somos serios si no tenemos una justicia seria, si la justicia se alinea con el poder de turno, si los avances son selectivos y oportunistas, si lo que importa es mostrar condena mediática por sobre justicia realmente imparcial. El poder judicial no es serio si es parcial.

En este caso particular, se sospecha que hubo un entramado espurio en la negociación de la deuda provincial. Una deuda que negoció el Estado provincial y logró quitar una hipoteca sobre el presente y el futuro de los formoseños. Cómo se llevó adelante, con intermediación o no, es algo que compete en todo caso al fuero administrativo doméstico, local. A la provincia.

El mayor dato objetivo en todo esto es esa necesidad de la justicia de mostrar la imagen. No importa si la causa tiene elementos claros para demostrar de manera efectiva la culpabilidad. Insfrán es llamado a indagatoria bajo la noción clara de intentar mostrar su imagen en las escalinatas de Comodoro pi.

Hagamos memoria,  Cristina en su primer paso por la justicia, haciendo uso de aquel momento para, acompañada por militancia dar su discurso de lo que después sería el lanzamiento de Unidad Ciudadana. Y hoy, a pesar de que mediáticamente es vista como culpable de todos los hechos de los que la acusan, está próxima a asumir su banca en el Senado.

Algo más cercano, la detención de De Vido y Boudou, la imagen con alto impacto mediático y social es “la gallina de los huevos de oro” de esta gestión nacional. Descubrieron esta manera de hacer política, de imagen y marketing. Y el objetivo central ya no es el kirchnerismo, porque cual es el mundo ideal de los que gobiernan? no tener oposición. El objetivo de fondo hoy es diezmar al ya herido peronismo. No solo es “divide y reinarás”, esta gestión ha perfeccionado ese leitmotiv.

Qué sucede con las recusaciones a los jueces? Que decimos sobre las relaciones y vínculos comprobados de los contactos judiciales con el gobierno? Por qué no tienen la misma cobertura mediática las actuales acusaciones sobre funcionarios de esta gestión.

Los medios informan, pero también los medios manipulan información. La clave es intentar ver todo, escuchar todo y tomar de todo un poco intentando sacar en limpio algo. No aprender un discurso y repetirlo hasta el hartazgo.

Lo que se busca es la imagen, la condena mediática, quizás en este caso hasta la desestabilización de un gobierno provincial para poder pintarlo también de “amarillo”.

Gildo Insfrán posee fueros. En caso de que decida asistir el 4 de diciembre, de todos modos para “detenerlo” si esa es la idea… primero tiene que haber un proceso administrativo, legislativo, en el territorio de la provincia para desaforar. La condena social corre por un camino propio y reviste de un carácter que es irreversible. Casi como si se escribiera con tinta indeleble.

Cuánta investigación pesa sobre CFK y sin embargo ella no fue detenida? Por qué ella no podría representar un “riesgo” en cuanto a la intervención o manipulación de sus causas? Pero más importante aún: que mostró la justicia al día de hoy sobre ella? Sin dudas, para pensar al respecto.